Despliega el menú
Internacional

internacional

Enjambres de langostas, del tamaño de ciudades enteras, 'devoran' África Oriental

Acción contra el Hambre alerta de que más de 13 millones de personas de Etiopía, Kenia, Somalia, Uganda, Sudán y Sudán del Sur están en situación de emergencia alimentaria. Hay un vínculo directo entre esta crisis y el cambio climático.

La langosta del desierto es una delas plagas migratorias más peligrosas del mundo.
La langosta del desierto es una de las plagas migratorias más peligrosas del mundo.
Acción contra el Hambre

Aunque son pequeñas de tamaño representan una gran amenaza. La langosta del desierto figura entre las plagas migratorias más dañinas del mundo y su perniciosa presencia ha disparado la desnutrición de más de 13 millones de personas en África Oriental, tal y como denuncia Acción Contra el Hambre. Más de 10 millones de personas que se encontraban en una grave situación de inseguridad alimentaria en Etiopía, Kenia, Somalia y Sudán están en áreas afectadas por esta plaga; a ellas hay que sumar otros 3,24 millones de ciudadanos de Uganda y Sudán del Sur que también están amenazados por la expansión de los enjambres "que podrían ser 20 veces más grandes".

La plaga comenzó en julio de 2019, pero se ha agravado a inicios de este año debido a las condiciones climáticas. Estos insectos devoran todo tipo de cultivos y pastos que se encuentran a su paso, en especial cereales como el maíz. Una crisis como la del este de África puede llegar a albergar hasta 150 millones de langostas por kilómetro cuadrado. Como recuerda esta ONG, un enjambre de un kilómetro cuadrado llega a consumir el equivalente de alimentos para 35.000 personas en un día. "Y los enjambres actuales tienen el tamaño de ciudades enteras", explican desde esta organización no gubernamental. De hecho, en el norte de Kenia se ha avistado un enjambre de 2.400 kilómetros cuadrados -una superficie superior a la de la provincia de Vizcaya y casi similar a la de todo Luxemburgo-.

Se trata de la peor plaga de langostas del desierto en los últimos 70 años para Kenia y la peor en los últimos 25 para Somalia y Etiopía. Acción contra el Hambre, que trabaja en esta región africana con programas de nutrición y medios de vida para las familias más vulnerables, alerta de las señales "reveladoras de que se avecina una crisis alimentaria aún mayor en una zona duramente golpeada por la sequía" y considera que la respuesta humanitaria es insufiente. Su director regional del Cuerno de África y África Oriental, Hajir Maalim, señala que mientras otros gobiernos hablan de la amenaza del cambio climático estas naciones "ya están experimentando su devastador impacto a diario". 

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, también estableció el pasado sábado un vínculo directo entre el cambio climático y la crisis provocada por la aparición de la plaga de langostas. La ONU acaba de pedir 76 millones de dólares para apoyar de manera "urgente" a la región, tras una reunión informativa.

 

A día de hoy no existe una solución definitiva para acabar con la plaga  y se trabaja con medidas de control y paliativas. Como explica Amador Gómez, director técnico de esta ONG, las fumigaciones aéreas son de las pocas armas disponibles con las que se cuenta y considera imprescindible mantener de forma constante durante todo el año las medidas de prevención. "Es importante atacar las zonas de crianza, en especial durante el estado de ninfa (que todavía no tiene desarrolladas las alas). Y es igualmente importante hacer un seguimiento de los enjambres y cruzarlo con previsiones meteorológicas para anticiparse a escenarios de crecimiento óptimo y poner las medidas de control, especialmente en años en que las lluvias y los vientos se alinean para facilitar el crecimiento y la diseminación".

Bioinsecticidas, imágenes satélite y drones

Gómez también alude a los nuevos desarrollos utilizando bioinsecticidas y a la "gran ayuda" de las nuevas tecnologías, como imágenes satélite, para hacer el seguimiento de los enjambres e identificar zonas de anidación. "Permiten predecir las pautas de vuelo y transmitir alertas tempranas a los países expuestos, que pueden así poner en marcha operaciones de control. Para llegar a zonas inaccesibles se puede pensar en el uso de drones", indica.

El Gobierno de Etiopía  está llevando a cabo un proceso de fumigación aérea para intentar contener la plaga, según ha informado. El ministro de Agricultura etíope, Sani Redi, ha confirmado que varios enjambres de langostas han empezado a extenderse hacia las zonas ubicadas el sur del país, con un incremento "alarmante" en varias áreas etíopes. Según las informaciones recogidas por la cadena de televisión etíope Fana, las langostas están destruyendo zonas de pastos, cultivo y bosque, principalmente en Arbaminch, Borena, Guji, Konso, Moyale y Robe.

Por otro lado, el Gobierno de Jordania ha elevado el estado de alerta en el país a causa de la presencia de un enjambre de langostas del desierto en una zona de Arabia Saudí situada cerca de la frontera común. El titular de Agricultura, Ibrahim Shahahdé, ha pedido que la alerta alcance su máximo nivel tras ser hallado el enjambre en Hail, a unos 500 kilómetros de la frontera, según ha explicado la agencia estatal jordana de noticias, Petra. 

Ante esta delicada situación, Acción Contra el Hambre pide a la comunidad internacional y a los principales donantes que refuercen su compromiso con la región.

Etiquetas
Comentarios