Despliega el menú
Internacional

internacional

La teoría del chivo expiatorio

La tradición, de origen hebraico, consistía en el holocausto de un joven macho cabrío para expiar los pecados. Con el derribo, por error de Irán, del avión ucraniano se trataría de purgar el que habría cometido Estados Unidos por asesinar en Irak al héroe nacional iraní, el general Qasem Suleimaní.
 

Restos del avión estrellado en Irán
Irán derribó por error un avión ucraniano en el que viajaban 170 personas.
EFE.Abedin Taherkenareh

La muerte de los 176 ocupantes del avión ucraniano que Irán derribó por error este mes fue igual de absurda y cruel que la reservada al chivo expiatorio, que servía para saldar deudas en el antiguo Oriente Medio.

La tradición, de origen hebraico, consistía en el holocausto de un joven macho cabrío para expiar los pecados, en este caso purgar el que habría cometido Estados Unidos por asesinar en Irak al héroe nacional iraní, el general Qasem Suleimaní.

También en este caso, la intención del sacrificio y la elección de las víctimas habrían sido puramente aleatorias, no intencionadas.

Pero el ahorro de víctimas posteriores era el efecto que se buscaba con el rito que se practicaba en la región; que la sangre derramada aligerara las cuentas pendientes entre las partes.

Y hay quien piensa que el accidente aleja la posibilidad de que Irán recurra a más violencia para vengar a su héroe nacional.

La paradoja de la desescalada

"Paradójicamente este incidente ha contribuido a una cierta desescalada", dice a Efe el general de brigada Salvador Sánchez Tapia, analista de Oriente Medio en el centro de estudios Global Affairs and Strategic Studies, de la Universidad de Navarra.

"Irán deberá medir bien cualquier uso futuro de la fuerza militar, no solo para evitar escalar en la provocación y conceder un 'casus belli' a EE. UU., sino también para evitar nuevos casos como este, que desestabiliza internamente al país", apunta el experto.

El especialista recuerda que "el derribo del avión (ucraniano) ha desatado una ola de protestas contra el régimen, y ha tenido un impacto negativo para la causa iraní en el exterior".

"Irán no puede permitirse el lujo de otro incidente similar, que podría desestabilizar el régimen desde dentro, y aislar, todavía más, a Irán en el exterior", agrega Sánchez Tapia.

La equivocación que condujo al derribo del aparato "no impide una represalia pero la complica", concluye, después de considerar que las víctimas fueron chivos expiatorios "colaterales".

De la tensión a la negociación

Aparte de rebajar la tensión militar, el error ha devuelto al plano de la negociación el debate entre Irán y Occidente.

Tras el derribo, Alemania, Francia y el Reino Unido se retiraban del acuerdo nuclear iraní alegando que a raíz del asesinato de Suleimaní Irán se había liberado del compromiso de limitar su producción de uranio, esencial para elaborar armas atómicas.

El presidente norteamericano, Donald Trump, ya había anunciado en 2018 la retirada de su país de ese acuerdo, con la intención de partir otra vez de cero y aplicar criterios mas restrictivos.

La concatenación de acontecimientos regionales y las sanciones adoptadas en su contra conducen a Irán hacia ese escenario.

Para Javier Jordán, profesor en Ciencia Política de la Universidad de Granada, "ese es el objetivo de Estados Unidos".

No obstante, duda de que "la estrategia de confrontación logre sentar a Irán ante un acuerdo mucho más exigente que el anterior".

Experto en Estudios Estratégicos y de Seguridad, Jordán también duda de que "la desgracia del avión vaya a afectar al enfrentamiento por debajo del umbral del conflicto con Estados Unidos e Irán".

Y no descarta operaciones armadas contra intereses norteamericanos por parte de aliados iraníes y grupos guerrilleros que el general Suleimaní cultivó entre los colectivos chiíes de países vecinos de la región como Irak, Siria y El Líbano.

El académico califica el derribo accidental del aparato ucraniano por parte de misiles iraníes de "represalia amarga".

Efectos solo temporales

El filósofo y antropólogo francés René Girard centró buena parte de su trabajo en el estudio de los rituales de sacrificio de inocentes en diferentes culturas a lo largo de la historia.

En su obra 'El Sacrificio', se aproxima a la tradición hebraica del chivo expiatorio, en la que enmarca la crucifixión de Cristo, que según la tradición cristiana sirvió para salvar a la humanidad.

Girard hace algunas observaciones.

"Las comunidades salvadas por chivos expiatorios son incapaces de reconocer en la violencia que las protege la violencia que las amenaza", anota, tras subrayar que "cada vez que una comunidad es salvada por un mecanismo de chivo expiatorio, se regocija".

"Pero enseguida se angustia -advierte-, al constatar que los efectos del crimen son temporales y la comunidad corre el riesgo de recaer en las rivalidades de las que acaba de escapar". 

Etiquetas
Comentarios