Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Un brote de neumonía atípica en China revive el fantasma de la epidemia mortal

El epicentro de la enfermedad se ha registrado en la ciudad de Wuhan, el número de afectados se acerca a los 70, y la opacidad de las autoridades preocupa.

Una viajera con mascarilla, en el aeropuerto de Pekín
Una viajera con mascarilla, en el aeropuerto de Pekín
AFP

Parece que todo comenzó en un mercado de pescado de la ciudad de Wuhan, en el centro de China. Allí enfermaron las primeras personas que sufren ahora las complicaciones propias de una neumonía. La diferencia en este caso es que el virus que las provoca es desconocido, y que varios de los pacientes han empeorado hasta quedar al borde de la muerte. "La gripe, la gripe aviar, los adenovirus y otras enfermedades respiratorias comunes han sido descartadas", afirmó la Comisión de Salud de Wuhan el viernes pasado, resucitando un fantasma al que muchos habían olvidado: el del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), la epidemia de neumonía atípica que tuvo su origen en la provincia sureña de Guangdong y que dejó más de 700 muertos y 8.000 infectados en varios países entre noviembre de 2002 y junio 2003.

Como sucedió en aquella ocasión, el Partido Comunista ha optado en un inicio por la misma opacidad que criticó la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace 17 años y que le terminó costando el puesto al entonces ministro de Sanidad de China, Zhang Wenkang. La información fluye con cuentagotas, y los rumores se multiplican en las redes sociales. Tanto que ocho personas ya han sido detenidas por "extender informaciones falsas", un hecho que ha provocado la ira de otros internautas.

Mientras comienzan a circular vídeos de especialistas con trajes que protegen contra agentes biológicos limpiando el mercado y poniendo en cuarentena a pasajeros de aviones, muchos se muestran preocupados por el silencio de las autoridades. "La gente extiende rumores precisamente porque el Gobierno no informa puntualmente. ¿No tenemos derecho a conocer la verdad?", criticaba un usuario de Weibo, el Twitter chino. Allí también se denunció que los medios locales apenas traten el tema, y que se hayan tenido que enterar de lo que sucede por la cadena nacional CCTV. "Si no fuese por ella, ¿cuánto habrían tardado en dar cuenta de la enfermedad?", se preguntaba otro internauta.

Advertencia de viaje

Todavía no se sabe cuándo se detectaron los primeros casos, pero las autoridades locales ya han reconocido que el número de contagios confirmados se acerca ya a los setenta -el pasado martes eran solo 27-, y que más de 120 están en observación. El viernes también informaron de que dos pacientes se han recuperado casi por completo y recibirán el alta próximamente.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud no ha emitido ninguna advertencia de viaje, pero ha creado un grupo de trabajo para monitorizar la situación. "Estamos siguiendo muy de cerca lo que sucede y proporcionaremos información lo antes posible. No obstante, hay muchas causas potenciales más comunes que el SRAS", afirmó un portavoz de la organización a la BBC.

En Hong Kong, una de las ciudades que más sufrió la epidemia de SRAS, se han detectado once casos desde el inicio del año. Los dos últimos son los de dos mujeres, de 12 y 41 años, que evolucionan positivamente y que, según el hospital en el que están aisladas, no visitaron ningún mercado durante su visita a Wuhan, hace dos semanas. Eso último preocupa especialmente, porque contradice la información de las autoridades de la ciudad china, que aseguran que no ha existido contagio entre humanos. De momento, el mercado permanece cerrado y los científicos continúan tratando de averiguar cuál es el virus que se esconde detrás de este brote.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión