Despliega el menú
Internacional

hong kong

El caos regresa a Hong Kong con el año nuevo

La multitudinaria marcha del 1 de enero se salda con "400 detenidos" y nuevos enfrentamientos entre agentes y activistas.

A plain-cloth police officer holds a weapon to disperse anti-government protesters during a demonstration on New Year's Day to call for better governance and democratic reforms in Hong Kong, China, January 1, 2020. REUTERS/Tyrone Siu [[[REUTERS VOCENTO]]] HONGKONG-PROTESTS/
Situación en Hong Kong.
TYRONE SIU

Decenas de miles de hongkoneses salieron este miércoles a las calles de la ciudad financiera en una marcha de Año Nuevo que los propios organizadores tuvieron que cancelar a petición de la Policía una vez iniciada. Una decisión de última hora que los manifestantes más radicales no entendieron y que derivó en nuevos y violentos enfrentamientos con los agentes. Aunque la marcha había sido autorizada, la Policía pidió al Frente Civil de Derechos Humanos que pusiera fin a la protesta tres horas después de su inicio, argumentando que algunos manifestantes habían empezado a arrojar ladrillos y cócteles molotov y a incendiar tiendas y bancos a lo largo de la ruta.

Los disturbios se iniciaron cuando varios activistas atacaron una sucursal del gigante bancario HSBC, lo que provocó que los agentes les rociaran con gas pimienta. Pese a condenar la decisión de la Policía de cancelar la marcha, los organizadores pidieron a los manifestantes que se dispersaran. Sin embargo, los activistas situados en primera línea se negaron a abandonar la protesta y formaron cadenas humanas en la zona de Wan Chai, que los agentes trataron de disolver con gases lacrimógenos. El enfrentamiento se saldó con "400 personas detenidas, la mayoría por reunión ilegal y posesión de armas", según confirmó en rueda de prensa un responsable de la policía hongkonesa, Jim Ng.

Pese a los disturbios, un portavoz del Gobierno aseguró que la marcha transcurrió "en general de manera fluida y ordenada", y que el Ejecutivo hongkonés "respeta los derechos y las libertades de los ciudadanos para participar en marchas pacíficas (...). Sin embargo, la prioridad ahora es detener la violencia y restablecer el orden social lo antes posible", sentenció.

Mantener viva la llama

Decenas de miles de personas -un millón según la organización- se habían dado cita en el Parque de la Victoria a las dos de la tarde, hora local, para marchar pacíficamente hacia la zona peatonal de Chater Road, en pleno centro financiero de la ciudad. La marea de camisetas negras -color que suelen usar los manifestantes- se movía acompañada de otros activistas disfrazados de personajes de ficción como el Capitán América y de quienes optaron por cantar el himno 'Gloria a Hong Kong' y ondear banderolas con los lemas 'Caminamos hombro con hombro. Cinco demandas, ¡ni una menos!' y 'Sigamos luchando juntos en 2020'.

Durante la marcha, los manifestantes pidieron a los ciudadanos de la excolonia británica que mantuviesen viva la llama del movimiento de protesta durante 2020 y volvieron a recordar al Gobierno sus demandas, que incluyen una investigación independiente sobre la brutalidad policial a la hora de reprimir las protestas, la amnistía a los más de 6.000 detenidos hasta la fecha, la retirada del término 'revuelta' a la manifestación del 12 de junio, y el sufragio universal para elegir al jefe del Ejecutivo local.

Por su parte, varios políticos prodemocráticos recién elegidos en las elecciones de distrito -lograron una mayoría aplastante- se mezclaron con los manifestantes, ayudándoles a recoger donaciones para apoyar al movimiento. Uno de los convocantes de la marcha, Jimmy Sham, comentó que estaba "entristecido" por no haber logrado que se escuchara a los hongkoneses en 2019 y prometió que la batalla "continuará" este año. Aunque los enfrentamientos de Año Nuevo no fueron tan intensos como en otras ocasiones, el distrito comercial de Mong Kok vio como los manifestantes más radicales bloqueaban carreteras, provocaban incendios e interrumpían el tráfico. En respuesta, la Policía lanzó gas lacrimógeno y pelotas de goma para dispersar a los manifestantes.

Las protestas llegaron de manera masiva a las calles hongkonesas el pasado 9 de junio a raíz de un controvertido proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición al autoritarismo de Pekín. Sin embargo, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía son habituales. Las protestas han situado la economía de Hong Kong en recesión por primera vez en una década, tras contraerse un 2,9 % en el tercer trimestre.

Etiquetas
Comentarios