Despliega el menú
Internacional

internacional

La Casa Blanca, abierta a un juicio político en el Senado con "testigos serios"

El presidente Trump "da la bienvenida" a una más que probable vista por sus presiones a Ucrania en la Cámara alta del Congreso, dominada por los republicanos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, este viernes en la Casa Blanca, en Washington.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, este viernes en la Casa Blanca, en Washington.
KEVIN DIETSCH / POOL

La Casa Blanca se mostró hoy abierta a la celebración de un posible juicio político en el Senado de Estados Unidos al presidente, Donald Trump, por sus presiones a Ucrania, con "testigos serios", mientras los demócratas intentan acelerar el proceso para comenzar el 'impeachment'.

Así lo expresó hoy el portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, en una entrevista con la cadena de televisión Fox News, donde aseguró que el mandatario "da la bienvenida" a un más que probable juicio político en la Cámara Alta del Congreso, dominada por los republicanos.

Trump "le da la bienvenida, quiere que el pueblo estadounidense vea la verdad. Por supuesto que él quiere traer testigos serios, como el informante, como Adam Schiff, como Hunter y Joe Biden", dijo Gidley.

El portavoz agregó que "si van a hacer esto, si los demócratas quieren esta lucha, es algo a lo que el presidente está dispuesto".

La oposición demócrata ha iniciado un proceso para iniciar un juicio político contra Trump por presiones a Ucrania para que investigara al ex vicepresidente y su rival político, Joe Biden, y a su hijo Hunter por presunta corrupción en este país.

El caso se destapó gracias a una queja presentada por un informante a los servicios de Inteligencia tras una conversación telefónica en julio pasado entre Trump y su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski.

En septiembre, varios comités de la Cámara Baja, de mayoría demócrata, iniciaron la investigación para un posible juicio político a Trump. Las pesquisas han estado lideradas por el Comité de Inteligencia, liderado por el progresista Adam Schiff, blanco habitual de las críticas y la furia de Trump en Twitter.

Después de que el Comité de Inteligencia, en colaboración con otras comisiones, completara su informe sobre la investigación para abrir un proceso de destitución, el caso está ahora en manos del Comité Judicial, ante el que Trump tiene de plazo hasta hoy para informar si quiere participar en lo que queda del procedimiento con un abogado.

Gidley fue preguntado sobre este tema por los periodistas en la Casa Blanca, donde rechazó adelantar cuál va a ser la respuesta del Gobierno.

Y aprovechó para criticar a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sobre la que comentó que le ha parecido "en cierto modo interesante" que la demócrata anunciara el jueves su intención de seguir adelante con la redacción de los cargos para un juicio político a Trump, antes de saber si un abogado del presidente va a tomar parte en el proceso en el Comité Judicial.

Pelosi solicitó este jueves a los legisladores la redacción de las acusaciones contra el mandatario, al considerar que ha cometido "abuso de poder" para su "beneficio personal".

Un total 520 profesores universitarios defendieron hoy en una carta publicada en la plataforma Medium que la conducta de Trump es susceptible de ser imputable políticamente.

"Hay pruebas abrumadoras de que el presidente Trump traicionó su juramento del cargo buscando utilizar su poder presidencial para presionar a un Gobierno extranjero con el fin de ayudarle a manipular las elecciones estadounidenses en su propio beneficio político y personal", sostuvieron.

Precisamente, el miércoles cuatro juristas declararon ante el Comité Judicial de la Cámara baja sobre el marco constitucional para abrir un juicio político: tres de esos expertos fueron llamados a testificar por los demócratas y uno por los republicanos; y no consiguieron ponerse de acuerdo en si Trump ha cometido o no algún delito que pueda derivar en su destitución.

Ahora, el Comité Judicial tiene que definir si esas ofensas son suficientes o no para continuar con el proceso.

Una vez que se redacten los cargos para un juicio político, y previa aprobación de este comité, se someterán a votación en el pleno de la Cámara de Representantes, donde se espera que salga adelante sin problemas dada la confortable mayoría de los demócratas en la cámara de 235 frente a 199.

No hay fecha por el momento para esta votación, pero se apunta como posible que se realice antes del final del año.

El segundo capítulo del juicio político, que será el final, tendrá lugar en el Senado, donde los republicanos cuenta con ligera mayoría de 53 frente a 47 demócratas.

No obstante, las leyes exigen el respaldo de dos tercios de la Cámara alta, por lo que sería necesario el voto a favor de la destitución de Trump de una veintena de senadores republicanos, algo altamente improbable.

Etiquetas
Comentarios