Despliega el menú
Internacional

terrorismo

Una célula terrorista marroquí se reunía con su jefe en una mezquita de Melilla

El momento de la detención -dijo Jiam- fue decidido porque los integrantes de la célula "habían intensificado su activismo cibernético".

Un vehículo de la Policía Nacional
Un coche de la Policía Nacional en una imagen de archivo
Europa Press

La célula terrorista desmantelada este miércoles en el noreste de Marruecos se reunía con su jefe, residente en la ciudad española de Guadalajara y también detenido, en una mezquita de Melilla tras los rezos del viernes, dijeron a Efe fuentes de la lucha antiterrorista en Marruecos.

El jefe del Buró Central de Investigaciones Judiciales (BCIJ, órgano central antiterrorista), Abdelhak Jiam, dijo este miércoles en una entrevista con Efe que los tres arrestados en Marruecos, todos vecinos de la región al sur de Melilla, atravesaban con cierta frecuencia la frontera hacia la ciudad española valiéndose de que los vecinos de esa zona no necesitan visado para entrar allí.

Una vez en Melilla, se dirigían a una mezquita -no especificó cuál- para los rezos del viernes, y era allí, tras terminar la ceremonia religiosa, donde los tres y su "emir", también marroquí y llegado desde Guadalajara, estudiaban sus planes para cometer atentados.

Los arrestados en Marruecos, que tenían edades comprendidas entre 24 y 39 años, tenían diversos oficios: uno era pintor de brocha gorda, el segundo guardián de coches ocasional en Melilla y el tercero se dedicaba al pequeño contrabando de mercancías (el "porteo") entre Melilla y su región vecina.

Los arrestos se produjeron este miércoles simultáneamente en Guadalajara, Beni Ensar y Farjana, localidades ambas situadas en la periferia de Melilla, en una operación coordinada por las policías española y marroquí.

La policía española dijo este miércoles por su parte que el detenido en Guadalajara era el "dinamizador" de la célula y que adoptaba numerosas medidas de seguridad en sus actividades y comunicaciones on line, como utilizar aplicaciones de mensajería instantánea seguras y diferentes líneas de telefonía móvil y usar internet a través de redes públicas.

El momento de la detención -dijo Jiam- fue decidido porque los integrantes de la célula "habían intensificado su activismo cibernético", y ello cuando llevaban ya cierto tiempo siendo estrechamente vigilados por las policías de ambos países.

Se sabe que los cuatro integrantes de la célula habían creado un grupo de whatsapp donde habían proclamado su lealtad al Estado Islámico, primero al emir Abubakr al Bagdadi (muerto en una operación estadounidense el pasado 26 de octubre) y luego a su sucesor, Abu Ibrahim al Hashimi al Quraishi.

La actividad principal de este grupo era la captación de voluntarios para hacer la "yihad" en la región sirio-iraquí, pero Jiam dijo que es prematuro saber si habían logrado enviar a algún combatiente a la zona o cuántos adeptos habían conseguido reclutar.

Con respecto al hecho de que la célula se reuniera en una mezquita de Melilla, Jiam insistió en una tesis frecuentemente repetida desde Marruecos, como es la "necesidad de institucionalizar los lugares de culto" y terminar con las que llamó "mezquitas anárquicas".

En poder de los detenidos no se han encontrado armas, sino equipos electrónicos, teléfonos móviles, manuscritos extremistas y capuchas, precisó Jiam.

Jiam volvió a alabar la cooperación "modélica" entre España y Marruecos, que ha permitido ya realizar diez operaciones conjuntas y simultáneas de desmantelamiento de células, pero negó que Rabat o sus servicios de inteligencia hayan estado en el origen de la alerta lanzada por el ministerio español de Exteriores sobre el riesgo para los españoles en la región argelina de Tinduf.

Fue el Frente Polisario el que afirmó que esa alerta, que calificó de infundada, procedía de los servicios secretos marroquíes. 

Etiquetas
Comentarios