Despliega el menú
Internacional

iraq

Dos días de nuevas protestas en Iraq causan 63 muertos

 Miles de personas se han echado a las calles para pedir más servicios básicos y oportunidades de trabajo.

A supporter of Bolivian presidential candidate Carlos Mesa protests in La Paz, Bolivia, October 21, 2019. REUTERS/Ueslei Marcelino [[[REUTERS VOCENTO]]] BOLIVIA-ELECTION/PROTESTS
Protestas.
UESLEI MARCELINO

Miles de personas se echaron este sábado a las calles de Iraq por segundo día consecutivo para pedir más servicios básicos y oportunidades de trabajo, a pesar de que los enfrentamientos registrados con las fuerzas de seguridad desde el viernes han causado ya 63 muertos y casi 2.600 heridos.

A última hora de la tarde local, las autoridades cortaron la luz a los que se concentraban en la plaza Tahrir de Bagdad y sus alrededores, donde también actuaron los antidisturbios para desmantelar las carpas en las que los manifestantes pensaban pasar su segunda noche de acampada a la intemperie.

La intervención de esas fuerzas ha causado alrededor de una treintena de heridos, indicó una fuente del Ministerio de Interior que pidió el anonimato.

El balance de fallecidos desde el inicio de la nueva oleada de protestas el viernes se eleva ya a 63 y el de heridos a 2.592, de los que la mitad se produjeron en la capital, según un comunicado del miembro de la gubernamental Comisión de Derechos Humanos de Irak Ali al Bayati.

Sólo en Bagdad se registraron una decena de decesos en los dos últimos días.

Se trata de la reanudación de las protestas registradas a principios de octubre para pedir servicios básicos y más empleo, además de condenar la corrupción, y en las que murieron 157 personas, la mayoría a causa de la represión policial.

La principal concentración en la capital tiene lugar en la céntrica Tahrir, donde hoy miles de personas, en su mayoría jóvenes y entre ellos varias decenas de mujeres, ondearon banderas iraquíes y corearon lemas contra la corrupción como "Todos son ladrones".

Según se pudo constatar, los participantes se repartían por la plaza, las calles adyacentes y las inmediaciones del puente Al Yumhuriya, que une Tahrir con la fortificada Zona Verde, en la que se ubican edificios gubernamentales y embajadas.

En esta zona la presencia de las fuerzas de seguridad se reducía a efectivos policiales sin armas de fuego, si bien usaban bombas de sonido y gases lacrimógenos.

Sin embargo, la situación se tornó más violenta al caer la noche, con la intervención de los antidisturbios.

El manifestante Ahmed Abdalamir, de 26 años y graduado en paro, afirmó a Efe que se ha unido al movimiento porque se le ha agotado la "paciencia" con las promesas del Gobierno "mentiroso" y su mala gestión de los recursos del país, que tiene petróleo.

"Vivo en un país rico y la riqueza va a los responsables y a sus partidos, pero el ciudadano normal no tiene nada, sólo la falta de todo", afirmó, convencido de que no abandonará Tahrir pese a la represión hasta que sienta que tiene "derechos en su país".

Sólo quiere, dice, poder casarse y vivir como la gente de otros países.

Muchas personas se acercan a la plaza para dar comida y bebida a los manifestantes, como Ebtisam Abdalá, graduada universitaria desde hace tres años y también sin empleo.

La joven explica a Efe que acudió a Tahrir para repartir agua y alimentos que preparó ella misma junto a su madre, como muestra de apoyo a los jóvenes que "reclaman los derechos de todos los iraquíes para vivir en un país digno".

En una retórica repetida por muchos en Tahrir, Abdalá asegura que seguirá ayudándoles hasta que se vaya "todo" el Ejecutivo "corrupto que robó los bienes de Irak y convirtió a su pueblo en uno de los más pobres del mundo".

Así las cosas, la enviada especial de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, condenó enérgicamente la pérdida de vidas humanas en los incidentes, así como la destrucción de edificios públicos y privados.

Calificó de "trágica" la vuelta de la violencia, si bien aplaudió que, a diferencia de las protestas de principios de mes, en esta ocasión las fuerzas de seguridad han prestado ayuda a los manifestantes heridos y han garantizado la circulación de ambulancias.

Por su parte, el Ministerio de Interior iraquí confirmó en un comunicado que las fuerzas han sufrido bajas, sin especificar cuántas, en algunos casos por "fuego real" y el lanzamiento de piedras por parte de los manifestantes.

El departamento insistió en el respeto a las protestas pacíficas, como estipula la Constitución.

La nueva oleada de manifestaciones se produce días después de que el clérigo chií Muqtada al Sadr, con una gran influencia en el país, afirmase que los ciudadanos tenían "derecho" a salir a las calles si así lo deseaban el 25 de octubre.

El Comité Ministerial Supremo formado para investigar la muerte de civiles durante las manifestaciones de principios de octubre indicó en su informe final que 157 personas, entre ellos 8 miembros de las fuerzas de seguridad, perdieron la vida en aquellos incidentes.

Etiquetas
Comentarios