Despliega el menú
Internacional

Un cazador muere tras ser atacado por el ciervo al que acababa de disparar

Thomas Alexander, de 66 años, falleció en Arkansas (EE. UU.) después de dejar malherido al animal. 

Berrea del ciervo en la Sierra de Albarracín.
Un ejemplar de ciervo, en una imagen de archivo.
Heraldo.es

Un cazador ha muerto en el estado de Arkansas, en Estados Unidos, al parecer debido a las heridas y cornadas provocadas por un ciervo al que acababa de disparar. El hombre, identificado como Thomas Alexander, de 66 años y experimentado cazador, fue encontrado malherido en un bosque de la zona y murió horas después, según informa la CNN.

Aunque tras el ataque pudo llamar a su esposa para pedirle ayuda y esta avisó a los servicios de emergencias, en el hospital certificaron su muerte. Keith Stephens, de la Comisión de Pesca y Caza de Arkansas, dijo a los medios locales que la muerte de este hombre es "una de las cosas más extrañas" que ha visto en sus 20 años de carrera. También explicó que, pese a que lo trasladaron en helicóptero al hospital, dejó de respirar antes de que lo subieran al helicóptero, según recoge 'ABC' en su página web.

Según la CNN, los médicos no están seguros de que el hombre muriera como consecuencia de las profundas heridas que le provocó el ciervo durante el ataque, de manera que está sobre la mesa la opción de que falleciera por un ataque al corazón.

"Tengo entendido que no habrá una autopsia, por lo que es posible que nunca sepamos lo que realmente sucedió", declaró Keith Stephens, responsable de comunicación de la Comisión de Pesca y Caza de Arkansas, que investigó la muerte de Alexander.

Aunque a veces los cazadores se acercan a los ciervos pensando que están muertos cuando solo están aturdidos, por lo general estos saltan y huyen, pero según la CNN esta es la primera vez que un cazador muere tras disparar a un animal. Aún no se ha localizado al ciervo herido.

Pero lo que sí que se produjo en abril pasado fue la muerte de un hombre de 46 años en su vivienda al noreste de Victoria, en Australia, a consecuencia del ataque de un ciervo que tenía como mascota. Su mujer también fue atacada por el animal y sufrió heridas graves. 

Etiquetas
Comentarios