Despliega el menú
Internacional

Cuatro detenidos por los 39 inmigrantes muertos dentro de un camión en Essex

El arresto de dos hombres y una mujer por su presunta implicación en los delitos de homicidio y conspiración para traficar con personas se suma al del conductor del vehículo en el que se hallaron los cuerpos

Un furgón fúnebre abandona el puerto de Tilbury escoltado por la Policía.
Un furgón fúnebre abandona el puerto de Tilbury escoltado por la Policía.
PETER NICHOLLS/Reuters

La Policía británica detuvo hoy viernes a tres nuevos sospechosos por el caso de los 39 cadáveres hallados en un camión frigorífico en Inglaterra, por el que ya estaba arrestado el conductor del vehículo, en el que se cree que podría haber víctimas de Vietnam, además de ciudadanos de origen chino.

La comisaría de Essex corroboró hoy en un comunicado los arrestos de un hombre y una mujer, ambos de 38 años, por su presunta implicación en los delitos de homicidio y conspiración para traficar con personas, a raíz de las últimas redadas en el condado inglés de Cheshire. En el aeropuerto londinense de Stansted, las fuerzas de seguridad detuvieron además a un norirlandés de 48 años que afronta igualmente cargos de homicidio y tráfico de personas.

Los investigadores prosiguieron hoy con el interrogatorio al conductor del vehículo en el que estaban atrapados los 31 varones y 8 mujeres encontrados sin vida en la madrugada del miércoles, en el polígono Waterglade Industrial Park, en Grays (Essex).

Se trata de un varón de 25 años de Irlanda del Norte, identificado por los medios como Mo Robinson, sospechoso de asesinato, y quien, según la prensa, habría llamado a los servicios de emergencia al descubrir los cadáveres en la cámara frigorífica.

El camión fue retirado ayer de ese complejo industrial y trasladado a otra ubicación, cercana a Tilbury Docks, a fin de "preservar la dignidad de las víctimas", que podrían haber soportado condiciones terribles al alcanzar las temperaturas en esas unidades hasta 25 grados bajo cero.

Aunque desde el arranque de la investigación los agentes han hablado de víctimas "de origen chino", la embajada de Vietnam en el Reino Unido contactó hoy con la Policía por sus temores a que haya muertos de ese país entre los 39 cuerpos. La cadena BBC ha informado de que ha estado en contacto con seis familias originarias de Vietnam que temen que alguno de sus parientes esté entre las víctimas.

Las fuerzas del orden han admitido que los datos sobre los fallecidos están progresando, pero rehusó aportar más información al respecto hasta que se haya procedido a la identificación formal.

Los primeros once cuerpos fueron trasladados anoche en ambulancia privada con escolta policial al hospital Broomfield, en la localidad de Chelmsford, donde hoy comenzaban a practicarse las autopsias, si bien la Policía ha anticipado que el proceso llevará más tiempo del estimado.

Medios locales revelaron hoy que el camión estuvo en tres lugares diferentes de Bélgica y Francia en los días previos al hallazgo, según datos extraídos del sistema GPS, que muestra además que realizó dos viajes entre el Reino Unido y Europa continental entre el 16 y el 22 de octubre.

Al parecer, las víctimas estuvieron encerradas en el contenedor "durante al menos diez horas", según expertos, y ya se encontraban atrapadas cuando el camión llegó a la costa belga, camino de Inglaterra, el pasado miércoles.

Por su parte, la compañía irlandesa propietaria del tráiler, Global Trailer Rentals (GTR), insistió en que no tiene ninguna relación con el conductor y corroboró que el vehículo con la cámara fue alquilado el pasado día 15 en el condado de Monaghan (República de Irlanda), por un coste semanal de 275 euros.

Se sabe que este llegó al puerto de la localidad inglesa de Purfleet, a orillas del Támesis, en barco, procedente de Zeebrugge (Bélgica) en la madrugada del miércoles.

Una vez en Purfleet, descrito por algunos lugareños como "un imán para inmigrantes ilegales" por las laxas medidas de seguridad y poca vigilancia, fue recogido a las 00.05 GMT por la cabina de Robinson, un conductor autónomo.

La Policía reveló que esa cabina llegó al puerto de Holyhead (norte de Gales) en ferry, procedente de Irlanda del Norte, el pasado domingo.

Como parte de la pesquisa, en la que participan también autoridades irlandesas, belgas y chinas, los agentes registraron tres direcciones en Irlanda del Norte, entre ellas la vivienda de Robinson en Markethill y la casa de sus padres en la vecina Laurelvale.

Fuentes de los servicios de seguridad citadas por el periódico "The Daily Telegraph" aseguran que una línea de investigación se centra en la posible conexión entre el suceso con una mafia cuyo centro de operaciones se encontraría en el sur de Armagh (Irlanda del Norte), con vínculos con disidentes paramilitares.

Las hipótesis contemplan además bandas delictivas de China. El exdetective del cuerpo policial de Lancashire Mike Gradwell barajó hoy, en declaraciones al canal BBC, que los ciudadanos fallecidos podrían haber sido objeto de tráfico por una organización ilegal de ese país.

Las sospechas se centran cada vez más en que se trate de un caso de trata de personas, en lugar de entrada irregular de refugiados o emigrantes.

Las autoridades británicas han alertado sobre la amenaza en aumento que plantean las mafias de personas que operan vía Bélgica en los últimos tres años.

La Agencia Nacional del Crimen británica (NCA) también colabora con la Policía a fin de identificar a "grupos criminales organizados que pudieron haber participado" en lo ocurrido. 

Etiquetas
Comentarios