Despliega el menú
Internacional

Hong Kong retira la propuesta de ley que encendió las protestas

La decisión coincide con la puesta en libertad del joven que mató a su pareja en Taiwán, un caso que llevó a la excolonia británica a promover la normativa

Dos trabajadores adecentan una fachada con pintadas tras una manifestación en Hong Kong
Dos trabajadores adecentan una fachada con pintadas tras una manifestación en Hong Kong
UMIT BEKTAS/Reuters

Hicieron falta 21 semanas de protestas, cada vez más violentas, para que el Gobierno de Hong Kong retire la polémica propuesta de Ley de Extradición que provocó la mayor crisis política de la historia de la excolonia británica. Aunque la jefa del Ejecutivo ya avanzó hace meses que la ley estaba muerta y que se retiraría, formalmente no se hizo hasta ayer. Esa medida ya no tendrá ningún efecto disuasorio en los manifestantes, que hace tiempo sumaron cuatro demandas más, entre ellas la de celebrar elecciones libres y con sufragio universal.

La casualidad quiso que la retirada del proyecto coincidiese con la puesta en libertad de Chan Tong-kai, el joven de 20 años acusado de haber asesinado a su pareja, Poon Hiu-wing, el 17 de febrero del año pasado en Taiwán. Chan confesó que regresó a Hong Kong después de cometer el crimen, cuya investigación comenzó un mes después, cuando el padre de Poon denunció la desaparición de la joven en la antigua Formosa. Como el centro financiero carece de ley de extradición que permita enviarlo a Taiwán para ser juzgado, Chan salió ayer de prisión sin cargos.

«Estoy dispuesto a ponerme a disposición de las autoridades de Taiwán por mi acto impulsivo y aceptar la sentencia que se me imponga», afirmó a la salida de la cárcel de máxima seguridad Pik-uk, en la que estuvo custodiado por blanqueo de dinero. Chan tenía intención de volar a Taipei ayer mismo pero, finalmente, las reticencias del Gobierno taiwanés retrasaron su viaje.

La noticia llegó también en un día que el 'Financial Times' sacudió la ciudad con la publicación del supuesto plan de Pekín para permitir que la actual jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, dimita antes de marzo y poner en su lugar a un líder interino, para el que hay varios candidatos que ni confirmaron ni refutaron la información del diario británico. Sí habló la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying, que desmintió el supuesto plan. «No son más que rumores políticos con motivos ulteriores».

Solidaridad con Cataluña

Mientras, las protestas en Hong Kong continúan. Para hoy está convocada una marcha en solidaridad con Cataluña y «contra la tiranía», que tendrá lugar poco después de que se lleve a cabo la exhumación de Franco. Aunque la Policía no puso objeción a que se celebre, el acto divide a los manifestantes: algunos consideran que respaldar un movimiento independentista restará apoyos al de Hong Kong, que no tiene la autodeterminación entre sus exigencias actuales.

Y otros trazan analogías que van más allá y esgrimen «la existencia de presos políticos en España» para arremeter contra Madrid. «Me entristece ver que Cataluña también sufre brutalidad policial similar a la de Hong Kong. Condenamos la violencia del Estado y compartimos el dolor de los catalanes. Los pueblos de Hong Kong y de Cataluña tienen derecho a determinar su propio futuro», comentó ayer el activista Joshua Wong.

Etiquetas
Comentarios