Despliega el menú
Internacional

sucesos

Maltrato animal en un laboratorio de Alemania: hasta 13 extracciones diarias a gatos

Un miembro de la organización Soko se infiltró en el laboratorio y grabó imágenes durante meses. 

Uno de los monos en el laboratorio
Uno de los monos en el laboratorio
HA

Un vídeo grabado por un infiltrado en un laboratorio alemán muestra cómo maltratan a los animales; una cuestión que ya está siendo investigada por la Fiscalía. En este audiovisual se puede ver a monos colgados por el cuello y obligados a girar descontrolados sobre sí mismos y a perros encerrados en celdas ensangrentadas.

“Infiltramos a uno de nuestros miembros durante cuatro meses como trabajador en el laboratorio y grabó las imágenes. Hay gatos a los que se les sacaba sangre 13 veces al día. La gente tiene derecho a saber lo que ocurre en estos laboratorios”, explicó Friedrich Mülln, uno de los fundadores de la organización Soko, infiltrada en el citado laboratorio. 

Las imágenes fueron grabadas entre diciembre de 2018 y abril del año siguiente en un laboratorio de Mienenbüttel, cerca de Hamburgo. En estas instalaciones se prueban productos de empresas químicas y farmacéuticas en animales. Tras este tiempo infiltrado, las imágenes han sido enviadas a la fiscalía y se han producido varias demandas. 

Las autoridades veterinarias del distrito competente de Hargurg, han detallado que las imágenes muestran “considerable defectos” en el laboratorio, según recogen en un comunicado publicado a raíz del escándalo, destapado en Alemania por el Süddeutsche Zeitung. Tras conocer la existencia del vídeo, se han realizado inspecciones, en las que se encontraron a 44 monos en “jaulas demasiado pequeñas". No obstante, advierten que “no todas las imágenes y los vídeos publicados pueden suponer violaciones legales”.

Cruelty Free International, la organización de Reino Unido que ha trabajado con Soko en este proyecto, ha explicado que lo visto en los vídeos grabados en Hamburgo es muy similar a lo que ocurre en otros centros en los que se experimenta con animales. “Este laboratorio no es único, lo que pasa es que la gente no sabe cómo funcionan esos sitios porque son muy poco transparentes”, subrayan. 

La directiva europea relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos establece una serie de indicaciones sobre cómo deben de estar cuidados estos animales: tienen que estar alojados en grupos estables de individuos compatibles y disponer de un espacio suficiente  para poder moverse sin problemas. El año pasado, la Comisión europea abrió un procedimiento de infracción contra Alemania por deficiencias en su trasposición de esta directiva europea.

Etiquetas
Comentarios