Despliega el menú
Internacional

Francia da el adiós definitivo a Jacques Chirac

El expresidente reposa ya en el cementerio de Montparnasse, tras el funeral celebrado este lunes y al que han asistido una treintena de líderes internacionales.

El féretro con los restos del expresidente francés Jacques Chirac reposa ya en el cementerio parisino Montparnasse, al término de una mañana de homenajes tanto políticos como ciudadanos a la que han asistido una treintena de líderes internacionales y representantes de la política actual e histórica de Francia.

Casi 7.000 personas desfilaron por el palacio de Los Inválidos desde el domingo para rendirle su particular tributo a quien fuese presidente entre 1995 y 2007, fallecido la semana pasada a los 86 años. Francia ha rendido homenaje de Estado a Chirac, cuyo reconocimiento ha trascendido a la familia conservadora.

La jornada de este lunes ha comenzado a las 9.3, con una ceremonia familiar -en la estricta intimidad- que ha precedido a un homenaje militar en Los Inválidos en presencia del actual presidente, Emmanuel Macron, que ha optado en esta ocasión por no pronunciar discurso alguno.

A continuación, el féretro, cubierto con la bandera francesa, ha sido trasladado hasta la iglesia de San Sulpicio, donde se ha celebrado una ceremonia oficial de hora y media presidida por el arzobispo de París, Michel Aupetit, quien ha alabado la visión política de Chirac en un aplaudido discurso. También ha tenido palabras de apoyo para la viuda, Bernadette, ausente del acto por motivos de salud.

El cortejo fúnebre ha partido a continuación hasta el cementerio de Montparnasse, donde se ha procedido a la inhumación. Chirac ha sido enterrado en un nicho junto al de su hija Laurence, fallecida en 2016, pero ya sin presencia de autoridades y medios de comunicación por expreso deseo de la familia.

La catedral de Notre Dame, sede de los funerales de Estado a los tres últimos presidentes fallecidos -Charles de Gaulle, Georges Pompidou y Francois Mitterrand- también ha estado presente de forma indirecta haciendo sonar sus campanas por primera vez desde el incendio del 15 de abril. Desde la Segunda Guerra Mundial, nunca antes se habían accionado las campanas de forma manual. 

Macron ha ejercido de anfitrión para la treintena de líderes internacionales que se han sumado a estos homenajes, entre los que ha destacado el presidente de Rusia, Vladimir Putin. El dirigente ruso ha sido el gran ausente del almuerzo organizado en el Elíseo, al que sí han acudido personalidades políticas francesas como los exmandatarios François Hollande, Nicolas Sarkozy y Valéry Giscard d'Estaing.

De las ausencias, la más destacada ha sido la de la líder Agrupación Nacional, Marine Le Pen, que ha optado por no acudir tras las reservas expresadas por la familia de Chirac. El difunto mandatario vivió precisamente uno de los momentos más recordados de su vida política en 2002, cuando se enfrentó en la segunda vuelta de las presidenciales a Jean Marie Le Pen.

Chirac también ha sido recordado por muchos franceses por haber elevado el protagonismo internacional de Francia y por su férrea oposición a la guerra de Iraq en 2003, impulsada por Estados Unidos con el apoyo de Reino Unido. La condena que se le impuso posteriormente por malversación de fondos apenas dañó su imagen pública.

Etiquetas
Comentarios