Despliega el menú
Internacional

crisis climática

Greta Thunberg encabeza la protesta climática de 500.000 personas en Montreal

En la marcha, considerada como la más numerosa en la historia de Quebec, participó también el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a quien la activista sueca le había reprochado antes que no hiciera los suficiente para responder a la crisis climática. 

Greta Thunberg encabeza la marcha contra el cambio climático celebrada en Montreal con asistencia de 500.000 personas.
Greta Thunberg encabeza la marcha contra el cambio climático celebrada en Montreal con asistencia de 500.000 personas.
ANDREJ IVANOV/Reuters

Alrededor de 500.000 personas, lideradas por la joven activista sueca Greta Thunberg, desfilaron este viernes por las calles de Montreal para reclamar a las autoridades de Canadá acciones para remediar la crisis climática.

Thunberg, de 16 años de edad, encabezó la marcha, considerada como la más numerosa en la historia de Quebec, en la que también participó el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, junto con su familia.

Antes del inicio de la marcha, Trudeau mantuvo una reunión privada con Thunberg. Tras el encuentro, la activista declaró que le señaló a Trudeau que no está haciendo lo suficiente para responder a la crisis climática, aunque añadió que es el mismo mensaje que transmite a todos los dirigentes políticos.

"Mi mensaje a todos los políticos del mundo es el mismo: escuche y actúe de acuerdo al mejor pensamiento científico unificado. No intento concentrarme en individuos sino en el conjunto", explicó la joven activista sueca, que se ha convertido en la cara y voz del movimiento contra la crisis climática.

No es la primera vez que Thunberg critica a Trudeau y Canadá, el quinto país productor de petróleo del mundo.

En junio, Thunberg destacó en Twitter que, al mismo tiempo que Trudeau está alertando sobre la crisis climática, permite la ampliación de oleoductos para aumentar la exportación de petróleo de los yacimientos de arenas bituminosas, considerados entre los más contaminantes del mundo.

"Al mismo tiempo que declara una emergencia climática aprueba la ampliación de un oleoducto. Es una vergüenza. Pero por supuesto no es sólo en Canadá, desgraciadamente podemos ver el mismo patrón en todo el mundo", escribió el pasado 19 de junio.

Thunberg, que participó en la marcha de Montreal acompañada por líderes indígenas canadienses, se dirigió a los asistentes a la protesta y declaró que "al menos hoy estamos aquí 500.000. Deberíais estar muy orgullosos. Hemos hecho esto juntos y no puedo agradeceros lo suficiente el estar aquí".

Pero la activista redobló sus críticas contra Canadá y su Suecia natal.

"Sois una nación que supuestamente es un líder climático. Suecia también se supone que es un líder climático", dijo.

"En ambos casos no significa nada. En ambos casos son simplemente palabras vacías. Les hemos dicho que se unan a la ciencia pero no nos escuchan", añadió.

Por su parte, Trudeau defendió  la aprobación de la ampliación del oleoducto porque, dijo, su Gobierno tiene "un plan climático nacional que reducirá nuestras emisiones y cumplirá nuestros objetivos de 2030, que también incluyen obtener un mejor precio por nuestros recursos petrolíferos".

Tras reunirse con Thunberg, Trudeau participó junto con centenares de miles de personas en la marcha que recorrió Montreal para protestar, entre otras medidas, contra las políticas de su Gobierno.

Rodeado por un fuerte despliegue de seguridad, Trudeau recorrió las calles de Montreal con su esposa, Sophié, y sus hijos. Eso no evitó que varias personas intentarán enfrentarse con el primer ministro canadiense y la Policía Montada tuvo que aprehender a un individuo que intentó lanzarle huevos.

Trudeau, que se encuentra en plena campaña con vistas a las elecciones generales del 21 de octubre, también aprovechó la marcha de Montreal para anunciar que si es reelegido como primer ministro su Gobierno plantará 2.000 millones de árboles para luchar contra la crisis climática.

Además de Montreal, decenas de miles de personas, en muchos casos jóvenes en edad escolar, participaron en otras protestas contra la crisis climática en las principales ciudades canadienses, como Toronto, Vancouver y la ciudad de Quebec. 

Etiquetas
Comentarios