Despliega el menú
Internacional

Johnson, más cerca de una propuesta de acuerdo a la UE

El primer ministro perfila con el DUP un mecanismo irlandés que no sea rechazado por el Parlamento.

El primer ministro británico, Boris Johnson, de visita en una granja
El primer ministro británico, Boris Johnson, de visita en una granja
Reuters

El primer ministro británico, Boris Johnson, está cerca de llegar a un entendimiento con los unionistas norirlandeses que le permita presentar a la UE una propuesta concreta para superar el obstáculo del mecanismo irlandés en el Acuerdo de Retirada de 2018, rechazado tres veces por el Parlamento suspendido en la noche del lunes hasta el 14 de octubre.

Este mecanismo, pactado por Theresa May, atraparía a la política y a la economía británicas en una unión aduanera y elementos sustanciales de la UE sin tener voz en las regulaciones, a la espera de un acuerdo comercial. Para los unionistas, la permanencia añadida bajo reglas del mercado significa una quiebra constitucional de la provincia.

Johnson recibió a Arlene Foster, líder del Partido Unionista Democrático (DUP), y a otros dirigentes de su partido, en Downing Street, en otro paso que muestra la concentración del primer ministro en la negociación de un acuerdo. Comentaristas británicos señalan que es la consecuencia inevitable del bloqueo por el Parlamento de su afán de convocar elecciones y del 'brexit' abrupto.

Johnson se entrevistó con el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, el lunes y le sondeó, como ha hecho su negociador en Bruselas antes los representantes comunitarios, sobre un mecanismo que se limite a Irlanda del Norte y afecte sólo a algunos sectores de la economía. El agroalimentario representa un tercio de las exportaciones de Irlanda del Norte a la república del sur y el 40% de las que se mueven en la otra dirección, en la frontera, según cifras de 2018.

Consenso de Belfast

El alineamiento de regulaciones de algunos sectores no eliminaría la necesidad de controles en la frontera irlandesa, pero facilitaría el establecimiento de formas de inspección alejadas de la misma frontera para otros bienes y servicios. La ambición de Johnson de pactar una relación comercial futura basada en el modelo del tratado entre la UE y Canadá los hace imprescindibles.

Nigel Dodds, hombre fuerte del partido, declaró el lunes a la BBC, tras un encuentro con Johnson, que este mecanismo "sería aceptable" si las instituciones norirlandesas tuviesen expresar su opinión sobre regulaciones específicas. Es lo que proponía el Artículo 50 del Informe Conjunto de 2017 sobre los puntos de acuerdo en el inicio de la negociación, pero la necesidad del visto bueno de Belfast fue eliminada del Acuerdo de Retirada.

Esta propuesta es congruente con el Acuerdo de Belfast de 1998, porque respeta la necesidad de consenso de las dos comunidades de la provincia en el que se basa la paz. Requiere para ser viable la reconstrucción de las instituciones, inactivas desde enero de 2017, y su aceptación por el Sinn Féin, opuesto al 'brexit'. Bruselas y Dublín tendrían que evaluar la fuerza de un Acuerdo de Retirada si es matizada por la aceptación de la Asamblea autonómica.

Etiquetas
Comentarios