Internacional

inmigración

Un nuevo rescate en el Mediterráneo pondrá a prueba al Gobierno italiano

El barco todavía no ha pedido puerto seguro. La nueva ministra de Interior ha prometido un nuevo enfoque hacia la cuestión migratoria.

El Ocean Viking deja la zona de rescate y se acerca a aguas de Italia y Malta.
El Ocean Viking deja la zona de rescate y se acerca a aguas de Italia y Malta.
Efe/MSF

El buque humanitario Ocean Viking rescató en la tarde de este domingo a 50 personas en aguas internacionales, cerca de las costas de Libia, un nuevo rescate que pondrá a prueba al nuevo Gobierno italiano y su voluntad de romper con la política de mano dura de Matteo Salvini.

El barco, de las ONG SOS Méditerranée y Médicos Sin fronteras, socorrió a las 50 personas, entre ellas 12 menores y una mujer embarazada, que estaban en peligro en una precaria embarcación, una operación que duró casi tres horas, según informó la primera ONG en su cuenta de twitter.

Se trata del primer rescate en el Mediterráneo por parte de un barco de ONG desde que se formó el nuevo Gobierno italiano de coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático, y se espera que el buque pida a Italia o Malta la asignación de un puerto para desembarcar a los náufragos.

La nueva ministra de Interior, la abogada independiente Luciana Lamorgese, ha prometido un nuevo enfoque hacia la cuestión migratoria, de firmeza pero con la vista puesta en los derechos humanos y la ley del mar. Hasta el momento no se ha producido la petición de puerto seguro por parte del barco.

El anterior titular, Salvini, en el momento en que se conocía un rescate por parte de ONG emitía una orden de prohibición de entrada en las aguas italianas, en virtud de uno de los polémicos decretos de seguridad aprobados por su gobierno y que el nuevo ejecutivo se ha comprometido a modificar.

Entre tanto, el barco Alan Kurdi de la ONG alemana Sea Eye, sigue en aguas internacionales frente a Malta con 8 rescatados a bordo, después de que los últimos días fueran desembarcados otros cinco por motivos médicos. El sábado pasado, el barco pidió a Italia que le asignase un puerto seguro ya que "la situación abordo es cada día más grave", después de muchos días en alta mar, desde que el 31 de agosto rescató a 31 náufragos que iban en una patera, entre ellos 8 niños.

La ONG sostiene que el salvamento se produjo en aguas maltesas pero que "Malta ha rechazado asumir la responsabilidad" de asignar un puerto seguro, ya que no hay un acuerdo para la distribución de los migrantes. 

Por ello, el Alan Kurdi envió un mensaje al nuevo ministerio del Interior italiano, al que preguntó si "sigue en vigor la prohibición de entrada" a las aguas italianas prevista en los decretos de seguridad de Salvini. "Le informamos que el decreto sigue en vigor", respondió la dirección de la Guardia Costera italiana, según el mensaje difundido en twitter por la ONG.

Etiquetas
Comentarios