Despliega el menú
Internacional

cambio climático

Greta Thunberg llega a Nueva York tras dos semanas de travesía atlántica en velero

La joven activista sueca se negó a viajar en avión por la emisión de CO2 para acudir a la Asamblea de Acción Climática de la ONU. 

Greta Thunberg llega a Nueva York tras dos semanas de travesía atlántica en velero.
Greta Thunberg llega a Nueva York tras dos semanas de travesía atlántica en velero.
Mike Segar

El velero Malizia II, en el que la joven activista sueca Greta Thunberg ha atravesado el Atlántico durante 14 días, desde que partió del puerto de Plymouth (Reino Unido) ha anclado en Coney Island, en Nueva York.

En el puerto de North Cove Marina ha sido recibida por 17 veleros que representan los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. La joven viaja acompañada por su padre, Svante Thunberg, el cámara Nathan Grossman, el dueño del Malizia II y capitán, Pierre Caseraghi, y el marinero Boris Herrmann.

Antes de la madrugada de este miércoles, Thunberg difundió en sus redes sociales una foto con las luces lejanas de Nueva York con el mensaje: "¡¡¡Tierra!!! Las luces de Long Island y Nueva York delante", destaca.

La joven se negó a viajar en avión por la emisión de CO2. Por ello, decidió zarpar desde el puerto de Plymouth (Reino Unido) el pasado 14 de agosto.

La intención de Greta es unirse a las dos grandes marchas mundiales contra el cambio climático, organizadas para los próximos 20 y 27 de septiembre, y acudir a la Asamblea de Acción Climática de la ONU en Nueva York organizada por el secretario general, Antonio Guterres, el 23 de septiembre, donde ofrecerá un discurso sobre el cambio climático.

Su lucha comenzó el 20 de agosto de 2018, en la que cada viernes se ausentaba del colegio para protestar frente al Parlamento Sueco por la lucha medioambiental. Durante los próximos meses la joven recorrerá América con su mensaje.

Ante su negativa a llegar a América en avión por el alto impacto en emisiones de gases de efecto invernadero, Greta optó por embarcarse en el velero Malizia II, propulsado con energía solar y turbinas subacuáticas que no emite CO2.

Además, Thunberg intervendrá ante la Asamblea de Acción Climática de Naciones Unidas que ha organizado el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la sede de Naciones Unidas de Nueva York el 23 de septiembre.

En la actualidad, Greta se está tomando un curso escolar sabático y tratará de participar en numerosos eventos en Norteamérica, donde se reunirá con algunas de las poblaciones que más impacto sufren por el cambio climático y la emergencia ecológica, con activistas y decisores políticos.

Asimismo, la adolescente sueca tiene intención de viajar a Canadá y México. Posteriormente, viajará a Chile para participar en la Conferencia de las Partes de la ONU contra el Cambio Climático (COP25) que este año se celebrará del 2 al 13 de diciembre en Santiago de Chile. También planea visitar otras ciudades de América del Sur que son también importantes para abordar la crisis climática.

Greta no viaja en avión por la "tremenda" cantidad de emisiones de CO2 que provoca la aeronavegación y que se emiten directamente a la atmósfera. Así, ha optado por modos de transporte menos intensivos en CO2 para sus desplazamientos a lo largo y ancho de América.

Junto a Greta viajan su padre, Svante Thunberg y el director de cine Nathan Grossman of B-Reel Films, que documentará la travesía. El barco estará capitaneado por el corredor Boris Herrmann y el fundador del equipo del Malizia Pierre Casiraghi, quienes donarán su tiempo y conocimientos para la travesía de Greta por el Atlántico. El viaje ha sido organizado de forma conjunta por Greta, Team Malizia y B-Reel Films.

El Malizia Team ha desarrollado también el Malizia Ocean Challenge, un proyecto para apoyar la educación climática y monitorizar el CO2 en el oceáno. El proyecto cuenta con el apoyo de la Fundación Principe Alberto II de Mónaco, una organización que se encarga de proyectos ambientales y climáticos.

Thunberg manifestó antes de partir que en su opinión los eventos en Nueva York y Santiago de Chile mostrarán si durante todos estos meses los líderes del mundo han escuchado a la ciencia y a los jóvenes de todo el mundo que han alzado su voz contra el cambio climático y la emergencia climática.

"Yo estaré allí, incluso si el viaje resulta demasiado largo y dificultoso. Nosotros haremos oír nuestras voces. Esta es la línea de nuestro futuro y debemos, al menos, poder tener algo que decir allí. La ciencia es clara y todos nosotros los jóvenes y niños estamos comunicado y actuando como esa ciencia unida. Y nuestra demanda es para que el mundo esté unido detrás de esa ciencia", señaló.

Etiquetas
Comentarios