Internacional

política

La crisis política italiana hace tregua para recordar la tragedia de Génova

La división entre las dos formaciones es evidente después, de la decisión de Salvini de romper la coalición de gobierno con el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y presentar una moción de censura al primer ministro, Giuseppe Conte.

Primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en el homenaje a las víctimas de la catástrofe de Génova.
Primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en el homenaje a las víctimas de la catástrofe de Génova.
EFE

Tras varios días de alta tensión política en Italia por la crisis de Gobierno y el jaque del líder de la ultraderechista Liga, el ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno, Matteo Salvini, el país vivió hoy una día de tregua para recordar la tragedia del puente Morandi de Génova de hace un año.

La atención estuvo hoy puesta en esta ciudad del noroeste del país, donde se conmemoró a las 43 víctimas que fallecieron cuando hace un año se vino abajo un tramo del puente.

Las autoridades italianas acudieron a la ceremonia, encabezada por el jefe del Estado, Sergio Mattarella, recibido entre aplausos y que abrazó a los familiares de las personas que perdieron la vida en el derrumbe. Y también acudió el Gobierno, que pende de un hilo tras la decisión de Salvini de romper la coalición de gobierno con el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y presentar una moción de censura al primer ministro, Giuseppe Conte.

La división entre ambas formaciones saltó a la vista: los dos vicepresidentes, Salvini y Luigi Di Maio, líder del Cinco Estrellas, no permanecieron juntos durante el acto, y después el segundo y Conte saludaron por su cuenta a los asistentes.

En su discurso, el primer ministro realizó un llamamiento a la "política seria y responsable", unas palabras que recordaron a los reproches lanzados por el M5S a su hasta ahora socio Salvini, al que acusan de provocar una crisis en pleno verano para aprovechar su supuesto tirón electoral. "El deber de la política seria y responsable es el de tratar de dar respuestas utilizando instrumentos útiles para proteger a la colectividad, por el bien de los ciudadanos", señaló Conte.

El martes el Senado votó en contra de celebrar hoy la moción de censura y esta ha quedado aplazada, pues Salvini ha acogido la propuesta del M5S de votarla una vez sea aprobada una ley que reduce en 345 escaños el Parlamento, algo previsto el 22 de agosto. Sin embargo el ministro del Interior volvió hoy a dar otro bandazo y expresó su deseo de retirar la confianza a Conte durante el discurso que ofrecerá en el Senado el día 20 de agosto. 

Paralelamente Génova trata aún de sobreponerse de esta tragedia que hace un año conmocionó al país y al mundo entero. Al acto de este miércoles acudieron los directivos de la compañía Atlantia y de su filial, Autostrade per l'Italia, entre ellos el consejero delegado, Giovanni Castellucci, pero abandonaron poco después el acto a petición de los familiares, según los medios locales, pues se les reprocha la supuesta mala conservación del puente. Castellucci precisamente es uno de los 74 investigados por la justicia por esta tragedia y el Gobierno en los últimos meses ha avanzado su deseo de revisar las licitaciones de Autostrade.

De hecho una vez concluida la ceremonia, Di Maio, también ministro de Desarrollo Económico, volvió a apostar por retirar los permisos a la compañía. "A todos los representantes políticos de todos los colores que hoy han pedido verdad y justicia para las víctimas, yo respondo: podéis hacerlo, podemos hacerlo, retiremos las concesiones", instó en un mensaje publicado en sus redes sociales.

Mientras se depuran responsabilidades civiles y penales, Génova trabaja ya en la construcción de su nueva infraestructura, que ha sido diseñada por el famoso arquitecto Renzo Piano y que contará con 43 velas luminosas de luz en memoria de los fallecidos.

Piano consideró hoy en declaraciones al diario "La Repubblica" que el nuevo puente debe construirse sin prisa pero sin pausa: "Hay que hacerlo rápido, pero como decía mi padre siempre, que era constructor, se necesita el tiempo justo. Es un problema dejarse atrapar por la prisa", dijo.

El alcalde genovés, Marco Bucci, expresó su deseo de que el nuevo viaducto, muy importante para la movilidad de esta ciudad, estará listo para el próximo mes de abril. En el último año se ha ido retirando los restos del puente y el pasado 28 de junio se procedió a la demolición controlada de sus dos últimos pilares.

Etiquetas
Comentarios