Despliega el menú
Internacional

eutanasia

El Supremo francés da luz verde a la desconexión de Vincent Lambert

El caso del tetrapléjico francés en estado vegetativo ha desgarrado a su familia y ha abierto un encarnizado debate en la sociedad.

Una imagen de archivo de 2013 de Vincent Lambert, en estado vegetal desde 2008, con su madre.
Una imagen de archivo de 2013 de Vincent Lambert, en estado vegetal desde 2008, con su madre.
Efe

Vincent Lambert podrá volver a ser desconectado para poner fin a sus once años de agonía. El Tribunal de Casación, la más alta autoridad judicial francesa, abrió este viernes la vía para que los médicos puedan ofrecer una muerte digna al tetrapléjico francés en estado vegetativo cuyo caso ha desgarrado a su familia y ha abierto un encarnizado debate en la sociedad.

Los tratamientos que lo mantienen con vida pueden retirarse "desde ahora mismo", dijo el viernes a la salida del tribunal en París el abogado de la esposa y tutora legal de Lambert, Patrice Spinosi, quien aseguró que "hoy se pone un punto y final a este caso". Teniendo en cuenta el recorrido que ha tenido la trágica historia de Lambert, es difícil, sin embargo, aventurar que estemos ante los últimos días de este antiguo enfermero de 42 años.

Sus padres, católicos ultras, y dos de sus hermanos, se oponen a su muerte y han conseguido presentar en cada ocasión un recurso ante una autoridad u organismo diferente para frenar el proceso que acabaría con su vida, prolongando una enconada batalla legal durante más de seis años.

Lambert ha llegado a ser desconectado en dos ocasiones, la última el pasado 20 de mayo, pero en ambas un nuevo recurso ha obligado in extremis a los médicos a volver a enchufarlo a las máquinas que lo mantienen nutrido e hidratado.

El pronunciamiento de este viernes de la Corte de Casación se refiere a esa última ocasión, cuando el Tribunal de Apelaciones de París ordenó reanudar su alimentación hasta que el comité de la ONU para los discapacitados se pronunciara sobre su caso. El Supremo francés -al que habían recurrido la Fiscalía y el hospital de Reims que lo trata- ha dicho ahora que ese tribunal era incompetente para tomar esa decisión. Declara, además, el caso cerrado por lo que -aunque no lo explicita- autoriza a los médicos a que vuelvan a iniciar el proceso de desconexión, que se acompaña de una sedación profunda para que el paciente no sufra.

Ya no hay más tribunales a los que recurrir, argumentó este viernes Spinosi. Ante la falta de otras vías, los abogados de los padres de Lambert amenazaron con denunciar por "asesinato con premeditación" al médico que ordene acabar con los tratamientos.

Un accidente de tráfico dejó parapléjico y en estado vegetativo a Vincent Lambert cuando solo tenía 31 años. La eutanasia no es legal en Francia, y tampoco el suicidio asistido. Pero la ley sí permite, si los médicos lo consideran adecuado, acabar con lo que se conoce como "ensañamiento terapéutico", es decir, la "obstinación irracional" para seguir manteniendo con vida a un paciente cuyo tratamiento es inútil y para el que los doctores, de forma colegiada, consideran que no hay recuperación posible.

Ese es el caso de Lambert, y así lo han manifestado los diferentes equipos médicos que lo han tratado. Su esposa y seis de sus hermanos aseguran que Lambert no habría querido verse jamás en una situación así. Sin embargo, nunca lo dejó por escrito, lo que ha dado argumentos a sus padres para ir encontrando resquicios legales para que vuelva a ser conectado. Hasta ahora. Quizás.

Etiquetas
Comentarios