Despliega el menú
Internacional

Reino Unido

La Policía acude a la casa de Boris Johnson por una disputa con su pareja

La vida privada del favorito para ser primer ministro regresa a las portadas de la prensa

Boris Johns, en la puerta de su casa en Londres
Boris Johns, en la puerta de su casa en Londres
HENRY NICHOLLS

La Policía de Londres acudió al piso que Boris Johnson comparte en las últimas semanas con Carry Symonds, exresponsable de comunicación del Partido Conservador, tras la llamada telefónica de un vecino que estaba preocupado por la integridad de Symonds, tras escuchar una bronca entre la pareja que mantiene una relación sentimental que llevó a la separación de Johnson y su esposa.

El comunicado de Scotland Yard señala que sus oficiales acudieron a las 00.24 del viernes "respondiendo a la llamada de un residente local", en el barrio de Camberwell, en el sudeste de Londres. la persona que llamó "estaba preocupada por el bienestar de la mujer vecina", sigue el comunicado. "La Policía se presentó y habló con todos los ocupantes de la vivienda, que estaban seguros y bien".

La noticia ha sido publicada por el diario 'The Guardian', que tendría una grabación del incidente. Se recomienda a personas preocupadas por la posibilidad de incidentes graves en viviendas vecinas que graben lo ocurrido. En la grabación, siempre según 'The Guardian', se oye a Symonds exigir a Johnson que se vaya de su casa.

"¡Deja mi maldito portátil!", gritaría Johnson en la versión publicada de lo ocurrido. Y, tras su insistencia, se oye un ruido fuerte. Symonds reprocharía a Johnson su conducta. Habría vertido una copa de vino en un sofá. "No te importa nada", le diría. "No te importa ni el dinero ni nada". Y le pediría insistentemente que se fuese de su casa.

El incidente es uno más en la estrafalaria vida de Johnson, que se separó de su mujer y madre de sus tres hijos el pasado año. Ha tenido un hijo extramatrimonial y es conocido que su relación con una periodista terminó con un aborto. Añadiendo las múltiples mentiras, incluyendo citas inventadas, que publicó durante su carrera como periodista, es la causa de la falta de confianza que genera.

Ni Johnson ni Symonds han emitido comentarios tras la publicación de la noticia. Johnson había logrado el viernes que una mayoría absoluta de diputados del grupo conservador le votase como futuro líder y primer ministro, en el primer paso de un proceso electoral, que continúa este sábado, con un debate entre él y su rival, Jeremy Hunt, en Birmingham.

El incidente obligará a Johnson a ofrecer alguna explicación, pero es posible que los afiliados del Partido Conserrvador, que elegirán ahora al primer ministro, den por supuesto que su futuro líder tiene una personalidad singular. Se ha achacado a la influencia de Symonds su apariencia más atildada desde que comenzó la campaña y la contención de sus expresiones cómicas o disparatadas.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha afirmado que el plan de Johnson para resolver los asuntos espinoso del Brexit en una transición sin aranceles tras la marcha efectiva de la UE, el 31 de octubre, no casa con la realidad. Y el ministro irlandés de exterior, Simon Coveney, ha arrrojado también agua fría a las ideas aireadas en la campaña conservadora para renegociar los términos del Brexit.

Etiquetas
Comentarios