Despliega el menú
Internacional

El estado de Nueva York plantea eliminar los gases invernaderos en 2050

Otro objetivo es reducir su nivel de contaminación por calentamiento en un 85 % por debajo de los niveles de 1990.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.
El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.
@NYGovCuomo

El estado de Nueva York, dominado por los demócratas, se propone aprobar un proyecto de ley que hace un llamado a eliminar los gases de invernadero para 2050, cuando la energía eléctrica provendría de fuentes sin carbono, según una iniciativa legislativa del gobernador del estado, Andrew Cuomo.

La llamada futura Ley de Liderazgo Climático y Protección de la Comunidad, que de cumplirse colocaría a Nueva York como líder ambientalista en el mundo, requiere también que el estado reduzca su nivel de contaminación por calentamiento en un 85 % por debajo de los niveles de 1990 para 2050 y el remanente 15 % sea eliminado posiblemente a través de medidas para remover el dióxido de carbono de la atmósfera, avanza 'The New York Times'.

Agrega el Times que de lograr esa meta, que debe pasar por el Congreso estatal, se crearía la llamada "economía neta cero", el objetivo final de ambientalistas y otros expertos que buscan reducir el calentamiento global.

Hasta el momento el gobernador Cuomo, también demócrata, no ha informado de este acuerdo con los legisladores, que culminan esta semana su presente sesión, dejando sobre el tapete muchos proyectos como el de la marihuana con fines recreativos.

El Times destaca que muchos líderes demócratas en otros estados han aprobado proyectos para reducir los gases de invernadero en respuesta a los insistentes esfuerzos de la administración del presidente Donald Trump de dejar de lado las regulaciones ambientales para las plantas generadoras de electricidad.

Sin embargo la meta de Nueva York sería la más ambiciosa de todo el mundo.

"Esto colocaría a Nueva York sin dudas en una posición de liderazgo global", aseguró Jesse Jenkins, un experto en energía de la Universidad de Harvard.

No obstante, también indica que es una meta no fácil de lograr porque Nueva York sólo ha reducido sus emisiones en un 8 % entre el 1990 y el 2015, según un reciente informe oficial, y agrega que hay numerosas interrogantes de si la energía, el sector de bienes raíces y los negocios de las comunidades podrán adaptarse a esos cambios para el 2050.

Etiquetas
Comentarios