Despliega el menú
Internacional

Una pareja brasileña descuartiza a su hijo por "ser un estorbo"

Las asesinas metieron el cuerpo en una maleta que arrojaron a una alcantarilla, y guardaron las extremidades en dos mochilas que luego tiraron a la basura.

Rosana Candido, y su pareja, Kacyla Pessoa.
Rosana Candido, y su pareja, Kacyla Pessoa.
Policía Brasil

Una pareja de Samambaia (Distrito Federal) mató y descuartizó al hijo de una de ellas por supuestamente considerarlo "un estorbo", según informan varios medios de Brasil. Ambas mujeres, la madre del menor, Rosana Candido, y su pareja, Kacyla Pessoa, fueron detenidas el pasado sábado 1 de junio y confesaron haber cometido el crimen.

El medio 'Folha de S.Paulo' afirma que de acuerdo a la declaración de la pareja el pequeño Rhuan Maicon fue asesinado de una puñalada al corazón mientras dormía; aunque después la Policía Civil del Distrito Federal habría determinado que el niño fue decapitado vivo y recibió numerosas puñaladas en la espalda.

Las asesinas metieron el cuerpo en una maleta que arrojaron a una alcantarilla, y guardaron las extremidades en dos mochilas que luego tiraron a la basura. Como adelanta '20 Minutos', además de Rhuan Maicon, la pareja vivía con una niña de nueve años, hija de Pessoa, que ha pasado a custodia del Consejo Tutelar. Las dos mujeres están acusadas de numerosos delitos que, además de asesinato, incluyen tortura y malos tratos por los que podrían ser condenadas a penas de hasta 57 años.

La Policía sospecha que los dos menores vivían recluídos en casa, ya que no acudían al colegio y raramente eran vistos por los vecinos. Igualmente, los agentes han afirmado que los signos de maltrato en ambos menores eran evidentes y que el niño asesinado había sido castrado por su madre un año antes; al respecto, el medio 'Correio Braziliense' afirma que la madre afirmó haberlo hecho "porque el niño había dicho que quería ser una niña".

Varias hipótesis

La edición brasileña de 'El País' afirma que la policía cree que el asesinato se produjo a fin de "cortar gastos" después de que el padre del menor cortara la pensión dedicada a sufragar las necesidades del niño.

El medio 'Correio Braziliense' también recoge que el crimen vendría motivado por el fanatismo religioso de la pareja. Esta idea se vería sustentada por el perfil elaborado por la Policía Civil, en el que se recoge que las dos mujeres se habían conocido en una iglesia evangélica y que en la vivienda se encontraron numerosas imágenes religiosas y páginas de la biblia en las paredes. El diario cita que el delegado policial afirma que "nuestra sospecha es que se basaron en sus propias interpretaciones de la Biblia para cometer el crimen. Y otra teoría sería la venganza contra el padre del menor, ya que la Policía Civil cita que Rosana afirmaba "creer en el Dios del Antiguo Testamento, que era vengativo", así como que el niño había sido concebido fruto de una violación y que sentía "odio y ningún amor" por él.

Etiquetas
Comentarios