Internacional

refugiados

Las peticiones de asilo pendientes siguen en aumento y ya superan las 100.000

Según ha denunciado la Comisión Española de Ayuda al Refugiado

Una madre y su hijo en un campamento rohinyá en Bangladesh
Una madre y su hijo en un campamento rohinyá en Bangladesh
Afp

España sigue acumulando solicitudes de asilo pendientes de resolver y ya son más de 100.000 las personas que están esperando una respuesta, según ha denunciado la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que ha vaticinado que este año se volverán a batir máximos históricos del número de peticiones.

Lo ha hecho durante la presentación de su informe anual 'Las personas refugiadas en España y Europa', en la que ha aprovechado para exigir al Gobierno que recupere “el espíritu del Aquarius” y lidere en Europa una nueva forma de hacer política migratoria que erradique el bloqueo de las ONG en el Mediterráneo y las devoluciones en caliente y mejore el acceso al procedimiento de asilo.

Así, ha recordado que hasta el 31 de mayo, se habían presentado 46.596 peticiones, sobre todo de venezolanos (16.845), colombianos (10.122), nicaragüenses (2.698); hondureños (2.666) y salvadoreños (2.078). “Y vamos a volver a superar las de 2018 -cuando fueron 54.065- pero eso no nos tiene que dar miedo, sino todo lo contrario”, ha augurado la secretaria general de Cear, Estrella Galán.

Con todo, España va acumulando alrededor de 7.000 peticiones pendientes al mes: el año pasado cerró con 78.705, en enero de este año subieron a 85.185, en febrero a 93.140 tenía y a 31 de marzo de habían situado en 102.890.

Sin embargo, a pesar de esa escalada, la tasa de los expedientes favorables sigue muy por debajo de la media europea, que es del 38%, y se sitúa en el 24%, una de cada cuatro, ha censurado Paloma Favieres, directora de Políticas y Campañas de la organización.

Entre los que esperan esa respuesta se encuentran también los inmigrantes del Aquarius y del Open Arms que llegaron a España el verano pasado después de que Italia y Malta les cerrasen sus puertos.

Aunque para ellos, Favieres confía en que reciban buenas noticias y terminen recibiendo algún tipo de protección porque “no sería coherente” que tras la acogida que se les dio “se les abandonara aquí a su suerte”.

Pese a las expectativas que crea en Cear, que este año cumple su 40 aniversario, la posibilidad de que los próximos cuatro años haya un gobierno progresista, Galán ha mostrado su preocupación porque “los extremistas hayan llegado a las instituciones” y, con ello, “hacer políticas de derechos humanos” sea más difícil.

Y es que con ellos, ha proseguido Galán, se ha vuelto a un lenguaje “bélico” y “falso” en torno a la inmigración y a debates que “estaban superados” mientras, ha continuado Galán, los partidos progresistas “han aminorado su defensa de los derechos humanos” en el periodo electoral.

Por todo ello, ha urgido al nuevo Gobierno que debe formarse que promueva un Pacto de Estado por el Asilo que se base en los acuerdos mundiales sobre Migraciónn alcanzados en diciembre y que tenga su centro “en las personas”. 

Etiquetas
Comentarios