Despliega el menú
Internacional

La monarquía británica despliega su pompa en honor a Trump

La familia real recibe al presidente de Estados Unidos y a sus hijos.

La monarquía británica desplegó este lunes toda su pompa para dar la bienvenida al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al inicio de una visita de Estado al Reino Unido en la que el mandatario republicano ha levantado polémica al arremeter contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

Trump y la primera dama, Melania, aterrizaron por la mañana a bordo de un helicóptero militar en los jardines del palacio de Buckinhgam, donde la reina Isabel II les esperaba para invitarles a un almuerzo privado, antes de agasajarles esta noche con un pródigo banquete con más de 170 invitados.

El príncipe Carlos y su esposa, Camilla, así como el príncipe Enrique, participaron asimismo en los actos de la jornada, poniendo de relieve una vez más el destacado papel diplomático que tradicionalmente ha jugado la familia real británica a la hora de estrechar lazos con líderes extranjeros.

El presidente de la potencia norteamericana no se reunirá con la primera ministra, Theresa May, hasta este martes, cuando se desarrolle la dimensión más política de su visita y en la que se esperan protestas en las calles de Londres.

Durante su primer día de visita oficial, Trump pasó revista a la guardia de honor británica, participó en una ceremonia de homenaje al soldado desconocido en la Abadía de Westminster, tomó el té con Carlos y contempló algunos de los objetos históricos de la colección de la reina.

A pesar de lo protocolario de la agenda de la jornada, en la que no había programadas declaraciones a los periodistas, Trump desató la polémica con un mensaje en Twitter minutos antes de aterrizar con el avión presidencial Air Force One en el aeropuerto londinense de Stansted.

Antes de tocar tierra en Gran Bretaña, el presidente de EE. UU. utilizó las redes sociales para llamar "perdedor" al alcalde de Londres y asegurar que ha hecho "un trabajo terrible" al frente del ayuntamiento de la capital británica.

Trump también mantiene una relación tensa con el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, que en 2017 expresó su oposición a que el mandatario estadounidense pronuncie un discurso en el Parlamento, como han hecho otros jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el expresidente estadounidense Barack Obama, en 2011.

Bercow puntualizó la semana pasada que no ha recibido ninguna petición en ese sentido antes de esta visita.

Trump tampoco se alojará en el palacio de Buckingham, como hicieron antes Obama y la mayoría de líderes en visita de Estado al Reino Unido, sino que pasará la noche en la residencia del embajador estadounidense en Londres, debido a unas obras de remodelación en el palacio.

El viaje del mandatario de EE. UU. llega en un momento político delicado para el Reino Unido, atascado en un tortuoso proceso de salida de la Unión Europea (UE).

May recibirá a Trump en su despacho de Downing Street, si bien ya ha avanzado que dimitirá como líder del Partido Conservador al final de esta semana.

Esa renuncia ha puesto en marcha un proceso de primarias en la formación de gobierno que concluirá en julio, cuando el ganador asumirá la jefatura de Gobierno.

En los días previos a su llegada al Reino Unido, Trump ha elogiado al exministro de Exteriores Boris Johnson, ferviente partidario de un 'brexit' duro y uno de los principales favoritos a suceder a May.

"Creo que haría un trabajo muy bueno" como primer ministro, dijo el republicano al tabloide 'The Sun'.

También ha mostrado simpatía por el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, que ganó las elecciones al Parlamento Europeo en el Reino Unido hace una semana con el 32% de los votos.

Trump concluirá su visita al Reino Unido el miércoles, después de asistir a una ceremonia para conmemorar el 75 aniversario del Desembarco y de la Batalla de Normandía que se celebrará en Portsmouth (sur de Inglaterra). 

Etiquetas
Comentarios