Despliega el menú
Internacional

india

Narendra Modi jura un nuevo mandato en la India con grandes desafíos por delante

La aplastante victoria de los conservadores en las últimas elecciones generales en la India consolida el mayor periodo en el poder del partido nacionalista hindú Bharatiya Janata.

India's Prime Minister Narendra Modi pays his respects at the Mahatma Gandhi memorial at Raj Ghat ahead of his swearing-in ceremony, in New Delhi, India May 30, 2019. REUTERS/Adnan Abidi [[[REUTERS VOCENTO]]] INDIA-POLITICS/MODI
El primer ministro indio Narendra Modi.
Reuters

El primer ministro de India, Narendra Modi, juró este jueves su segundo mandato, con un gabinete renovado y el reto de abordar los enormes desafíos que amenazan el crecimiento de una de las economías más pujantes del mundo.

La aplastante victoria de los conservadores en las últimas elecciones generales en la India consolida el mayor periodo en el poder del partido nacionalista hindú Bharatiya Janata (BJP) de Modi.

El carismático líder juró el cargo en una ceremonia celebrada en el Palacio Presidencial Rashtrapati Bhavan de Nueva Delhi, encabezada por el presidente de la nación, Ram Nath Kovind, y con la presencia de varios jefes de Estado y de Gobierno y de primeros ministros, entre los 8.000 invitados.

Ahora se prevé que haya una renovación del equipo de Gobierno y, entre los principales cambios, destaca la salida del titular de Finanzas, Arun Jaitley, figura clave del primer mandato de Modi y que ha pedido ser excluido del nuevo gabinete, argumentando motivos de salud.

Entre las casi sesenta figuras políticas que prestaron juramento este jueves para formar equipo y llevar el timón del Ejecutivo se encuentran el presidente del BJP, Amit Shah, y el exsecretario de Asuntos Exteriores indio S. Jaishankar, aunque de momento se desconoce la cartera que ocuparán.

Según los analistas, a partir de ahora el gabinete deberá abordar los desafíos inminentes, incluido el riesgo de una desaceleración en el crecimiento de la sexta mayor economía del mundo, debido a la falta de grandes inversiones del sector privado y al aumento del desempleo.

"Todos los indicadores macroeconómicos han tenido una tendencia a la baja. La relación entre PIB e inversiones, ahorros, impuestos y exportaciones ha disminuido. Entonces, a menos que estos comiencen a crecer, ¿cómo podrá haber inversión?", dijo a Efe el economista Mohan Guruswamy.

Para Guruswamy, que ha ocupado altos cargos gubernamentales como asesor económico, el aumento de estos indicadores dependerá de medidas para incrementar los ingresos y crear más empleos.

La historia de crecimiento de la India, el segundo país más poblado del mundo después de China, ha sido una de las más inspiradoras, a pesar de que, a diferencia de la mayoría de los otros Estados asiáticos, su avance económico no ha creado muchos puestos de trabajo o impulsado la exportación.

De acuerdo con las agencias calificadoras de riesgo, ha habido una disminución en la tasa de crecimiento del PIB, de 8,2% en abril-junio de 2018 a 6,2% en el mismo período de este año.

Ello plantea un gran desafío para el Gobierno, ya que indica que las personas no han podido gastar tanto como antes.

La prioridad para el Ejecutivo, a juicio de Guruswamy, debe ser un aumento en la inversión en infraestructura, en especial porque el sector de la construcción tiene el potencial de absorber a gran cantidad de jóvenes desempleados.

"El desempleo está en su nivel más alto (en los últimos 45 años). Existe alrededor de 400 millones de trabajadores en la India sin cualificación y hay que encontrar empleo para ellos, eso es un ejército de personas no cualificadas", explicó.

Otro de los desafíos para el nuevo Gobierno consistirá en atraer la inversión privada, que también ha sido tímida, a pesar de que la India está en la posición 77 y ha ascendido 23 puestos en el informe sobre la facilidad de hacer negocios del Banco Mundial en 2018.

Datos oficiales indican que en el último año fiscal, que terminó el 31 de marzo, el país recibió nuevas propuestas de inversión por valor de más de 136.000 millones de dólares, la más baja en catorce años.

En opinión de Guruswamy, el sector privado será reacio a invertir porque la rentabilidad es baja.

"La rentabilidad del sector privado es de solo 2,7%. ¿Por qué invertiría el sector privado cuando no se le garantiza mejores ganancias? Sería mejor tener el dinero en el banco", agregó.

Guruswamy subrayó que el Gobierno necesitará emprender reformas importantes en las leyes laborales del país y de adquisición de tierras.

Sin embargo, advirtió de que Modi podría no ser capaz de introducir reformas porque eso requeriría un consenso político más amplio en ambas cámaras del Parlamento.

Mientras que la Alianza Democrática Nacional liderada por BJP goza de una mayoría cómoda de cerca de 350 legisladores en la Lok Sabha (Cámara Baja) de un total de 542, carece de tal ventaja en la Alta, la Rajya Sabha.

"Para que estas reformas se lleven a cabo, hay que construir un amplio consenso", dijo Guruswamy, lo cual, estimó, resultará un desafío mayor para Modi que "construir" la economía.

Etiquetas
Comentarios