Despliega el menú
Internacional

rumanía

Las urnas y la justicia ponen contra las cuerdas al Gobierno rumano

La razón reside en la condena al hombre fuerte del PSD a 3 años y 6 meses de cárcel.

Liviu Dragnea
Liviu Dragnea
Efe

Después de perder votos en las elecciones europeas y ver rechazada su polémica reforma judicial en el referéndum del domingo, el ejecutivo rumano ha sufrido un nuevo golpe que le pone contra las cuerdas, con la condena del líder del gobernante Partido Social Demócrata (PSD), Liviu Dragnea.

La condena al hombre fuerte del PSD a 3 años y 6 meses de cárcel que pesaba sobre él por realizar contrataciones ficticias cuando era presidente del consejo provincial de Teleorman, en el sur del país, ha sido confirmada en firme este lunes por el Alto Tribunal de Casación y Justicia.

Poco después de conocer la sentencia, Dragnea salió de su casa en un vehículo particular para entregarse a la Policía y empezar a cumplir su condena, según mostró la emisora privada Realitatea TV.

Dragnea ya había sido condenado en 2016, en un caso distinto a una sentencia suspendida de dos años de cárcel, lo que le impedía ser miembro del Gobierno rumano que, según muchos observadores, estaba controlando desde la sombra.

"La condena significa el comienzo del fin de una forma de gobernar Rumanía", declaró el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Bucarest Ioan Stanomir, en referencia a las prácticas clientelistas en la política regional con las que a su juicio Dragnea ha construido toda su carrera política.

Antes de conocer su sentencia definitiva, Dragnea vio como su partido se desplomaba en las europeas del domingo, en las que perdió casi 14 puntos respecto a los anteriores comicios a la Eurocámara y fue relegado al segundo lugar con el 23,44 % de los votos frente al 26,9 % de los conservadores del Partido Nacional Liberal (PNL).

A este mal resultado se le suma el éxito del llamado "referéndum sobre la justicia", convocado por el presidente del país, el conservador Klaus Iohannis, para poner freno a lo que considera una "ofensiva" del gobierno socialdemócrata contra el Estado de Derecho.

El Ejecutivo de Bucarest ha sido duramente criticado por la Comisión Europea por tratar de revertir los avances en la lucha anticorrupción con decretos gubernamentales que reducen las penas y el tiempo de prescripción de delitos como el que le ha valido la condena de hoy a Dragnea.

Según afirmó hoy Iohannis, más de un 80 por ciento de los rumanos que votaron en la consulta se pronunciaron a favor de la prohibición de los indultos a corruptos y los decretos gubernamentales para reformar el sistema judicial, dos medidas propuestas por el presidente para contrarrestar la agenda del PSD en materia judicial.

Más de un 41 % del censo acudió a las urnas del referéndum, que es consultivo pero debe ser tenido en cuenta por el gobierno a la hora de tomar decisiones y necesitaba de al menos un 30 por ciento de participación para ser validado.

Etiquetas
Comentarios