Internacional

La bomba de Lyon se activó por control remoto

Un centenar de policías franceses prosigue la búsqueda del principal sospechoso del ataque, que aún no ha sido reivindicado.

Explosión en el centro de Lyon por un paquete bomba.
Zona de Lyon en la que tuvo lugar la explosión por un paquete bomba.
Reuters/Emmanuel Foudrot

Las fuerzas de seguridad francesas seguían este sábado a la caza y captura del autor de la explosión que el pasado viernes dejó 13 heridos leves en el centro de Lyon. El ataque no ha sido por el momento reivindicado y las autoridades se resistían a calificarlo como atentado, a pesar de que es la sección antiterrorista de la Fiscalía de París quien dirige las investigaciones.

Ni su identidad ni sus motivaciones han podido ser por ahora verificadas. Una traza de ADN fue identificada en el artefacto explosivo, donde los investigadores también detectaron restos de TATP en una cantidad mínima. Este explosivo artesanal, potente pero muy inestable, fue el utilizado en los atentados yihadistas de París de 2015 y los de Bruselas en 2016.

"Todos los medios" han sido movilizados para dar con el autor del ataque, aseguró el fiscal de París, Rémy Heitz, que se desplazó a Lyon para seguir de cerca la investigación. En total, 90 investigadores y 30 técnicos trabajan en el caso. El fiscal explicó que el sospechoso, que había sido filmado por diferentes cámaras de videovigilancia de la ciudad, llegó en bicicleta hasta los alrededores de la calle Victor Hugo, en el distrito 2 de la ciudad. Allí desmontó y empujó la bicicleta hasta llegar a la altura de la panadería Brioche Dorée, donde, poco antes de las cinco y media de la tarde, dejó una bolsa de papel que contenía en su interior la bomba. Luego volvió a montar en la bicicleta y regresó por el mismo camino, hasta que las cámaras le pierden la pista.

Imagen difundida por la policía francesa del sospechoso de poner el paquete bomba en Lyon
Imagen difundida por la policía francesa del sospechoso de poner el paquete bomba en Lyon
FRENCH NATIONAL POLICE / HANDOUT

El artefacto explotó un minuto después de que el hombre abandonara el lugar y, según el fiscal, se activó a distancia, ya que la Policía encontró entre los restos de la bomba un dispositivo de control remoto así como tornillos de 2 centímetros y bolas de metal que sirvieron de metralla. Gracias a que la detonación no fue muy fuerte, el estado de los 13 heridos, que fueron alcanzados en las piernas por la metralla, no reviste gravedad, aunque algunos de ellos tuvieron que ser operados.

La Policía estudiaba este sábado las decenas de llamadas recibidas con pistas de ciudadanos después de haber difundido la foto del sospechoso, que el viernes vestía unas bermudas de color claro y disimulaba su rostro con unas grandes gafas oscuras y una gorra. Muchas incógnitas rodean aún el caso y las autoridades no privilegiaban ninguna pista en cuanto al perfil o motivaciones del autor del ataque.

La ministra de Justicia, Nicole Belloubet, aseguraba que "es pronto" para hablar de un acto terrorista. Sin embargo, el lugar elegido -el concurrido centro de la ciudad-, y el modus operandi, con un artefacto explosivo que podía herir a mucha gente, justifica que sea la sección antiterrorista de la Fiscalía la que se haya encargado de la investigación, señaló Heitz.

Etiquetas
Comentarios