Internacional

venezuela

El Gobierno y la oposición retoman los contactos en Noruega y Cuba en plena escalada de tensión en Venezuela

Por el momento hay pocos detalles sobre estos esfuerzos, que no parecen contar con el respaldo de toda la oposición.

Venezuela's President Nicolas Maduro speaks during a meeting with members of the government at the Miraflores Palace in Caracas, Venezuela May 15, 2019. Miraflores Palace/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS PICTURE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. [[[REUTERS VOCENTO]]] VENEZUELA-POLITICS/
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
Reuters

El Gobierno de Nicolás Maduro y sectores de la oposición venezolana han retomado los contactos en Cuba y Noruega, donde se encuentran actualmente los dos equipos, con el propósito de explorar la posibilidad de resucitar el diálogo que naufragó hace un año y zanjar así la crisis política.

Reuters informó el miércoles, citando cuatro fuentes, de que representantes de Gobierno y oposición habían viajado a Oslo y, hasta entonces, habían mantenido contactos por separado con los interlocutores noruegos con miras a un posible diálogo.

La televisión pública de Noruega, NRK, ha precisado este jueves que Cuba fue el primer escenario de estos contactos y que ya es la segunda vez que las partes acuden a Noruega. De acuerdo con las fuentes consultadas por NRK, las conversaciones comenzaron hace días en "un lugar secreto" de Oslo.

Los representantes del Gobierno son el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, según han señalado Reuters y NRK. El propio Maduro confirmó el miércoles que el portavoz gubernamental está fuera de Venezuela en "una misión muy importante", aunque no dio detalles.

De otra parte, apuntan ambos medios, están el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González, del partido político Un Nuevo Tiempo, integrado en la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD); Gerardo Blyde, ex diputado y ex alcalde; y Fernando Martínez Mottola, ex ministro del Gobierno de Carlos Andrés Pérez.

"Creo que no puedo comentar nada", ha dicho Per Wiggen, asesor de comunicación del Ministerio de Exteriores noruego a VG. Sin embargo, las fuentes de NRK aseguran que la diplomacia de la nación nórdica está implicada y que contaría con el beneplácito de Estados Unidos.

"Noruega sigue de cerca la situación en Venezuela con gran preocupación. Animamos enérgicamente a las partes a encontrar una solución política y pacífica para evitar una escalada de tensión", ha declarado a Reuters una portavoz de la diplomacia noruega.

Al parecer, Noruega se ha ofrecido para la mediación. El país nórdico fue uno de los países garantes del proceso de paz que entre 2012 y 2016 protagonizaron el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba, que culminó con éxito.

La confirmación

Desde el Gobierno de Maduro la confirmación ha llegado por boca del embajador de Venezuela en la sede de la ONU en Ginebra, Jorge Valero. "Puedo confirmar que hay diálogos", ha dicho en declaraciones a la prensa recogidas por Reuters. Valero ha subrayado que son con la parte "democrática" de la oposición, no con las "marionetas" de Estados Unidos.

En cuanto a la oposición, Guaidó se ha limitado a publicar un 'tweet' en el que agradece las iniciativas del Grupo de Contacto, formado por países europeos y latinoamericanos; del Grupo de Lima, por países americanos; de Reino Unido y Canadá, que están en uno y otro, respectivamente; y de Noruega, que no pertenece a ninguno.

"Grupo de Contacto, Canadá, Reino Unido, Noruega, Grupo de Lima, además de otras iniciativas, nos apoyan para lograr una solución a la crisis. Para los venezolanos la ruta es clara y la mantenemos: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres", reza el mensaje de Guaidó.

El portavoz del secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, también ha confirmado los contactos. "Estamos muy al tanto de lo que está pasando y apoyamos mucho este proceso", ha contestado Stephane Dujarric, interrogado por las conversaciones venezolanas en Oslo.

Diálogo fallido

Desde la muerte de Hugo Chávez, en 2013, Gobierno y oposición han protagonizado numerosos contactos. La última tentativa se produjo entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 en República Dominicana. Es la vez que más cerca han estado del acuerdo, pero descarriló.

Entonces, el dirigente de Primero Justicia Julio Borges capitaneó la delegación opositora. Este jueves, tanto él como su partido político han aclarado que están en contra de esta iniciativa. "No avalamos ningún tipo de diálogo con la dictadura, la ruta es clara: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres", ha dicho en Twitter.

El ex alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, de Alianza Bravo Pueblo, también ha rechazado una eventual negociación, recordando los anteriores intentos. El último, ha subrayado en la misma red social, fue "otro diálogo chimbo".

Desde los otros grandes partidos de la oposición --Voluntad Popular, al que pertenecen el autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, y Leopoldo López; Vente Venezuela, con María Corina Machado, y Acción Democrática, con el 'embajador' de Guaidó en España, Antonio Ecarri-- guardan silencio.

Maduro ofreció un nuevo diálogo tras las elecciones presidenciales celebradas el 20 de mayo de 2018, no reconocidas ni por la oposición ni por buena parte de la comunidad internacional, que las califican de fraude, pero la otra parte se negó por considerar que se trataba de una nueva maniobra para ganar tiempo.

El propio Guaidó, erigido en gran líder de la oposición venezolana tras su autoproclamación del 23 de enero, se ha negado en reiteradas ocasiones en estos cuatro meses de "presidencia encargada" a volver a sentarse a la mesa de negociaciones.

Crisis política

La crisis política empeoró el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años fundado en su triunfo electoral. En respuesta, Guaidó se autoproclamó mandatario interino con el objetivo de cesar la "usurpación", crear un gobierno de transición y celebrar "elecciones libres".

Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos, incluido Colombia, y numerosos europeos, entre ellos España, han reconocido a Guaidó como "presidente encargado". No obstante, Maduro cuenta con importantes apoyos, como Rusia, China y Turquía, además de Cuba, Nicaragua y Bolivia.

La situación se ha agravado a raíz del 30 de abril, cuando Guaidó y un liberado Leopoldo López capitanearon un alzamiento militar que, según la versión estadounidense, se vio frustrado por la intervención de Rusia y Cuba. Desde entonces, el vicepresidente de la Asamblea Nacional ha sido detenido y la Justicia ha señalado a varios diputados.

Etiquetas
Comentarios