Internacional

Heraldo Saludable

áfrica

La OMS alerta de que los "juegos políticos" obstaculizan los esfuerzos para acabar con el brote de ébola

La organización ha advertido de que en dos localidades, Butembo y Katwa, la enfermedad ha persistido, así como la recaída.

Varios trabajadores sanitarios entierran el cadáver de un hombre que se infectó con ébola tras compartir habitación de hospital con un paciente enfermo en Beni (República Democrática del Congo).
Varios trabajadores sanitarios entierran el cadáver de un hombre que se infectó con ébola tras compartir habitación con un paciente enfermo en Beni (Congo).
Efe/Hugh Kinsella

Los intentos por acabar con el segundo peor brote de ébola registrado en República Democrática del Congo (RDC) se han visto obstaculizados por los "juegos políticos" y la falta de confianza hacia terceros, según ha alertado este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El jefe de emergencias de la OMS, Mike Ryan, ha destacado que una rápida respuesta a nivel internacional combinada con una campaña de vacunación efectiva ha logrado reducir el contagio en varias localidades, entre las que se encuentran Beni, Kyondo, Komanda, Tchomia, Mabalako, Mandima y Kayna.

No obstante, la organización ha advertido de que en dos localidades, Butembo y Katwa, la enfermedad ha persistido, así como la recaída. "Ven Kinshasa como algo muy lejano, como Nueva York. Cualquiera que sea de 500 metros más abajo es un extranjero", ha manifestado. "Son muy desconfiados", ha añadido.

Ryan ha aseverado que "hay mucho juego político en esta parte el mundo" y ha insistido en que "esto debe acabar". Asimismo, ha denunciado que en muchas ocasiones "no son las familias las que rechazan la cercanía de terceros sino otros elementos de la comunidad, que se han organizado para responder ante los extranjeros, ya sea el Gobierno u las ONG".

La OMS ha afirmado que este es un problema completamente distinto que el de los ataques perpetrados contra instalaciones médicas por parte de grupos insurgentes, que han hecho uso de "granadas y armas de fuego".

Este mismo lunes hombres armados han perpetrado un nuevo ataque contra un centro de tratamiento de ébola en la localidad de Katwa, la más afectada por el brote de ébola en el este del país.

El alcalde de Katwa, Sylvain Kanyamanda, ha aplaudido la respuesta de las fuerzas de seguridad y ha asegurado que el centro de tratamiento no ha sufrido daños materiales.

El brote ha dejado hasta la fecha 1.680 casos -de los que 1.582 han sido confirmados- y 1.117 muertos, según el balance facilitado el domingo por el Ministerio de Sanidad del país africano. En Katwa se han registrado el mayor número de casos, con 552, y de muertes, con 376, según estos datos.

Varios trabajadores sanitarios entierran el cadáver de un hombre que se infectó con ébola tras compartir habitación con un paciente enfermo en Beni (Congo).
Varios trabajadores sanitarios entierran el cadáver de un hombre que se infectó con ébola tras compartir habitación con un paciente enfermo en Beni (Congo).
Efe/Hugh Kinsella

El Ministerio ha informado este mismo lunes de que una bebé de 42 días ha recibido el alta tras ser ingresada con solo doce días en un centro de tratamiento. Su madre, que entró en el hospital junto a ella, falleció el viernes.

La OMS, por su parte, ha subrayado que es necesario un "acercamiento por parte de toda la sociedad o la situación irá a peor".

Etiquetas