Despliega el menú
Internacional

sucesos

Benín confirma la muerte del guía que acompañaba a los turistas desaparecidos

El cadáver, con signos de violencia y próximo a la frontera con Burkina Faso, pone sobre la mesa la hipótesis de un posible secuestro de los ciudadanos franceses.

El cuerpo fue hallado en el Parque Nacionalde Pendjari, junto a la frontera de Benín con Burkina Faso.
El cuerpo fue hallado en el Parque Nacionalde Pendjari, junto a la frontera de Benín con Burkina Faso.
Google Maps

El Gobierno de Benín confirmó que el cuerpo encontrado este domingo en el Parque Nacional de Pendjari (noroeste) es el del guía local que acompañaba a los dos turistas franceses desaparecidos el pasado 1 de mayo durante un safari.

"El resultado de los exámenes efectuados sobre el cuerpo sin vida, hallado el domingo 4 de mayo en el Parque Nacional de Pendjari, permite afirmar que se trata del guía beninés de los dos turistas franceses cuya búsqueda continúa", informó a última hora de ayer el Ministerio del Interior en un comunicado.

"Todos los medios han sido movilizados junto a nuestros socios internacionales", continúa el texto, en referencia a un dispositivo de búsqueda formado por equipos benineses, franceses y miembros del African Parks, entidad que gestiona el parque.

Los dos turistas franceses, profesores según medios locales, tenían que volar de regreso a París anoche después de unos días de vacaciones, sin embargo, nunca regresaron a su hotel tras haber salido de safari por el noreste del parque.

El cadáver, con signos de violencia y próximo a la frontera con Burkina Faso, pone sobre la mesa la hipótesis de un posible secuestro de los ciudadanos franceses, hasta ahora descartada por el Gobierno beninés.

Francia ya había advertido previamente a sus ciudadanos en contra de viajar a algunas áreas de Benín próximas a las fronteras con Burkina Faso y Níger -países por los que también se extiende esta reserva- debido al riesgo de secuestro.

En los últimos meses, naciones como Togo y Benín se han visto afectadas por la creciente insurgencia islámica que asuela Burkina Faso desde hace tres años, con repetidos ataques yihadistas en su territorio.

Pendjari, ubicado a más de doce horas en automóvil de la capital económica del país, Cotonú, es uno de los últimos santuarios de vida silvestre en África occidental, popular entre los visitantes por sus manadas de leones y elefantes.

Etiquetas
Comentarios