Despliega el menú
Internacional

EE. UU. permite demandar a compañías extranjeras por bienes expropiados en Cuba

Entre las empresas afectadas estarían cadenas hoteleras españolas como Meliá, Barceló o Iberostar. 

WAPG2019040605. Washington, Dc (United States), 07/04/2019.- US President Donald J. Trump waves as he walks on the South Lawn upon his return to the White House from Las Vegas, Nevada; in Washington, DC, USA, 06 April 2019. (Estados Unidos) EFE/EPA/YURI GRIPAS / POOL US President Donald J. Trump returns to the White House
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Efe

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, anunció este miércoles la activación por primera vez en la historia de una medida que permitirá reclamar ante cortes estadounidenses propiedades expropiadas por la Revolución cubana.

"La Administración de (el presidente de Estados Unidos Donald) Trump no suspenderá más el Título III (de la ley Helms-Burton), una decisión que entrará en vigor el 2 de mayo", dijo Pompeo en una rueda de prensa.

Esta es la primera vez que un Gobierno de EE. UU. activa los Títulos III y IV de la ley Helms-Burton, que han sido suspendidos por todos los presidentes desde la aprobación de la norma en 1996.

Este cambio de política abrirá la puerta a demandas en EE. UU. contra empresas de todo el mundo, entre ellas cadenas hoteleras españolas como Meliá, Barceló o Iberostar; así como la compañía canadiense Sherritt, dedicada al sector minero y una de las principales inversionistas extranjeras en la isla.

En concreto, la aplicación del Título III permitirá a los estadounidenses, incluidos los cubanos nacionalizados, demandar ante cortes de EE. UU. a las compañías que supuestamente se benefician de propiedades en Cuba que eran suyas o de su familia antes de la Revolución cubana.

Entretanto, la aplicación del Título IV restringirá la entrada en EE. UU. de quienes hayan confiscado propiedades de estadounidenses en Cuba o que hayan comerciado con dichas propiedades.

Pompeo argumentó que el "comportamiento de Cuba en Latinoamérica socava la seguridad y estabilidad de los países en la región" y puso de ejemplo el apoyo que supuestamente la inteligencia cubana está prestando al gobernante venezolano, Nicolás Maduro, sujeto a una campaña de presión por parte de Washington. "Tristemente, la mayor exportación de Cuba estos días no son puros, ni ron, es la opresión", subrayó Pompeo.

Esa decisión promete inflamar las tensiones con la Unión Europea, cuya alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, advirtió este mes en una carta a Pompeo de que el bloque podría demandar a EE. UU. ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) si Washington implementaba esa medida.

La UE ya demandó a EE. UU. ante la OMC hace dos décadas, cuando se aprobó la ley Helms-Burton, pero suspendió ese procedimiento una vez que la Casa Blanca accedió a congelar esos capítulos del texto.

Al respecto, la secretaria de Estado adjunta de EE. UU. para Latinoamérica, Kimberly Breier, avisó de que ninguna compañía, ya sea estadounidense o europea, estará exenta de la nueva política hacia Cuba y, por tanto, podrán ser demandas ante cortes estadounidenses si están usando propiedades nacionalizadas. "No habrá excepciones", afirmó tajante Breier.

En un estudio publicado en 1996, el Departamento de Estado estimó que la activación del Título III permitiría que se interpusieran entre 75.000 y 200.000 demandas ante cortes estadounidenses.

Etiquetas
Comentarios