Despliega el menú
Internacional

portugal

Al menos 29 muertos en un accidente de autobús en Madeira

La mayoría de los fallecidos son de nacionalidad alemana. Entre las víctimas no figura ningún español, según confirmaron fuentes de la Embajada de España en Portugal.

Accidente de un autobús turístico en Madeira.
Accidente de un autobús turístico en Madeira.
EFE/Homem Gouveia

Al menos 29 turistas, la mayoría de nacionalidad alemana, murieron este miércoles en un accidente de un autobús en la isla portuguesa de Madeira después de que el vehículo se saliese de la carretera y volcase sobre una vivienda.

Fuentes del Gobierno regional de Madeira confirmaron a Efe el número de víctimas, que viajaban en un autobús turístico que sufrió un accidente en la localidad de Santa Cruz.

Entre las víctimas no figura ningún español, según fuentes de la Embajada de España en Portugal.

El alcalde de Santa Cruz, Filipe Sousa, detalló a medios locales que los fallecidos son 17 hombres y 11 mujeres. Sin embargo, la agencia de noticias Lusa ha indicado a última hora de este miércoles que uno de los heridos, que había sido trasladado a un hospital de Funchal con pronóstico grave, ha fallecido. Los medios locales, que recogen que el siniestro se habría saldado además con más de una treintena de heridos, apuntan a que las víctimas serían de nacionalidad alemana.

El accidente causó además dos decenas de heridos, entre ellos el conductor del autobús y el guía turístico, de nacionalidad portuguesa. Los heridos fueron trasladados al hospital de Cruz de Carvalho y algunos van a ser evacuados al continente.

El accidente sucedió sobre las 18.30 (17.30 GMT) en Santa Cruz en la curva de una carretera en la que, según las primeras informaciones, el conductor del autobús perdió el control del vehículo y se salió de la vía.

Al lugar del siniestro se desplazaron 19 vehículos de emergencias, entre protección civil, bomberos y servicios médicos.

Tras el traslado de los heridos, comenzaron las tareas de retirada de los cuerpos en la zona del siniestro, donde se ha establecido un cordón de seguridad que impide el acceso de la prensa.

Junto al autobús siniestrado viajaba otro autocar, también turístico, cuyos ocupantes están recibiendo atención psicológica, ya que entre ellos figuraban amigos y familiares de las víctimas, según explicó el secretario de Salud de Madeira, Pedro Ramos, en la rueda de prensa.

También se han puesto traductores a disposición de los afectados para facilitar las comunicaciones y la autoridades lusas ya están en contacto con la Embajada alemana en Portugal para mantenerles informados.

Por el momento las autoridades desconocen si todos los heridos estaban dentro del autobús y las circunstancias del accidente siguen bajo investigación.

El vicepresidente del Ejecutivo regional señaló que el autobús era "relativamente nuevo", con sólo cinco años de actividad, y que había pasado todas las inspecciones necesarias y estaba en condiciones de circulación.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que en un principio anunció que se desplazaría este mismo miércoles a la isla, decidió aplazar su viaje para dejar el avión de la Fuerza Aérea Portuguesa que iba a utilizar para el transporte de heridos, ya que previsiblemente algunos serán evacuados a Lisboa.

"Fui muy sensible a esta prioridad, que es la necesidad de los aviones, principalmente el avión que iba a utilizar de la Fuerza Aérea Portuguesa, puede ser utilizado para transportar heridos. Y siendo necesarios los dos (aviones), eso tiene prioridad", afirmó en una declaración a la prensa ante la sede de Presidencia.

Por su parte, el primer ministro portugués, Antonio Costa, informó en su perfil oficial de Twitter de que ya transmitió sus condolencias a la canciller alemana, Angela Merkel.

Tras el traslado de los heridos, los equipos procedieron con las tareas de retirada de los cuerpos en la zona del siniestro para su traslado al Instituto de Medicina Legal, donde serán identificados.

El accidente de este miércoles fue la mayor tragedia a nivel de muertos ocurrida en Madeira desde las graves inundaciones de 2010, que dejaron más de cuatro decenas de víctimas mortales.

En 2017, la caída de un árbol durante una romería dejó 13 muertos y casi medio centenar de heridos en la isla, situada a casi 1.000 kilómetros del Portugal continental y con unos 250.000 habitantes.

En accidentes de tráfico, el más grave se produjo en 1984, cuando un autobús de transporte público chocó contra un árbol en el centro de Funchal, la capital de la isla, lo que provocó más de una decena de muertos.

Al lugar del siniestro se desplazaron diecinueve vehículos de emergencias, entre protección civil, bomberos y servicios médicos.

Etiquetas
Comentarios