Internacional

brunéi

Brunéi asegura que sus nuevas leyes para ejecutar a los homosexuales son más "una prevención que un castigo"

La medida se inserta dentro de un paquete radical de leyes, extraídas de la interpretación más integrista de la ley islámica.

El sultán Hassanal Bolkiah de Brunéi en imagen de archivo.
El sultán Hassanal Bolkiah de Brunéi en imagen de archivo.
Efe

El sultanato de Brunéi se ha defendido de las acusaciones de Naciones Unidas por violar los derechos humanos al proclamar la pena de muerte contra las relaciones homosexuales, y ha argumentado que se trata de una medida "más de prevención que de castigo".

"El objetivo es el de educar, contener, rehabilitar y desarrollar, no castigar", ha manifestado el ministro adjunto de Exteriores, Erywan Yusof, en respuesta a las denuncias de la ONU tras la declaración de la nueva ley, el 3 de abril.

La medida se inserta dentro de un paquete radical de leyes, extraídas de la interpretación más integrista de la Sharia, la ley islámica, donde se contempla una pena de lapidación para los violadores y adúlteros, y de amputación para los ladrones.

"La criminalización del adulterio y de la sodomía", ha añadido el viceministro, "servirán para salvaguardar la santidad del linaje familiar y el matrimonio de los musulmanes, especialmente las mujeres".

El secretario general de la ONU, António Guterres, denunció por contra que esta legislación "viola claramente todos los derechos que se refieren a la protección de los individuos frente a cualquier tipo de discriminación.

Aunque las autoridades de Brunéi han informado a su antigua potencia colonial, el Gobierno británico, de que las ejecuciones por este motivo "serán un fenómeno improbable", el ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, ha lamentado que estas "explicaciones han sido poco satisfactorias".

"La mera insinuación de iniciar un proceso amparado en esta Sharia es inaceptable: todo el mundo es libre de ser quien es y de amar a quien quiere", ha manifestado Hunt.

Etiquetas
Comentarios