Despliega el menú
Internacional

brexit

"Un segundo referéndum en Reino Unido es posible y legítimo"

El profesor italiano Antonio Sarcina alerta de que la salida de un socio europeo tan decisivo "desestabilizaría el sistema en su conjunto".

Antonio Sarcina
Antonio Sarcina
Heraldo.es

Antonio Sarcina (Apulia, Italia, 1967) es doctor en Derecho por la Universidad Roma Tre y la Uned. Profesor e investigador estuvo entre 2006 y 2012 en la Universidad de Zaragoza. En 2008 participó en la fundación del foro ‘Dialogi europaei’ que en enero celebró su quinto encuentro plenario en la ciudad italiana de Tarento, donde se analizó ‘La empresa sostenible’ y con el toque aragonés de la cantante Carmen París, que dio una ‘masterclass’ sobre diálogos musicales.

Como experto en derecho Comunitario, ¿cree que Europa afronta su momento más difícil con la próxima salida del Reino Unido?

Se trata de un tema francamente complejo, y que requiere de una especial cautela. Desde el punto de vista simbólico, la retirada del Reino Unido, en mi opinión, debe evitarse hasta el final, ya que supondría una vulnerabilidad para toda la arquitectura europea tal y como fue pensada y programada al principio. La salida de un socio tan decisivo desestabilizaría el sistema en su conjunto y afectaría a su solidez. La consecuencia de estos hechos se traduciría, de una u otra forma, en un vacío del Estado de derecho y en la consiguiente incertidumbre de las relaciones comerciales y sociales. Pero el mayor peligro, en mi opinión, es vaciar de contenido la idea misma de la Unión Europea.

¿Cree en la vía del segundo referéndum?

Creo que debemos reconsiderar la respuesta del referéndum, con un segundo referéndum plenamente consciente de la situación de impasse que se ha generado. Debe quedar claro, que la elección que los británicos han sido llamados a realizar no solo se limita a la esfera de las relaciones comerciales y económicas, que seguramente sufrirán inmediatamente las mayores consecuencias desfavorables, sino que se extenderá a la realidad de las relaciones sociales, en las diversas variaciones posibles, hasta la calidad de las relaciones humanas de las generaciones presentes y futuras. Más que legítimo, en este caso es absolutamente oportuno evaluar, es decir, permitir que los británicos reconsideren su pertenencia a la Unión con un segundo referéndum, más conscientes y mejor informados, dada la extrema delicadeza de la elección, apoyándose en las nobles razones fundadoras del proyecto europeo.

¿Cómo puede afectar a la economía y a las empresas españolas?

Si el Reino Unido no consigue el acuerdo, ni tampoco se propone realizar un segundo referéndum, por mi parte posible y totalmente legítimo, se convertirá en un país, desde la perspectiva europea, con las tarifas aduaneras menos preferentes, fronteras y controles aduaneros, mayor tiempo de gestión y homologación, etc. Y hay que tenerlo en debida consideración a efectos de coste y de tiempo de gestión. Hay preocupación por las pymes que no están habituadas a exportar fuera de la UE, que son las que van a tener mayores dificultades. Van a necesitar conocer e informarse sobre los procedimientos porque desde 1993 no hay aduanas en la UE. En el caso de España, estas actuaciones resultan aún más relevantes, dado el significativo peso económico y comercial que el mercado de Reino Unido representa.

¿Cree que las empresas aragonesas están preparadas para estos cambios?

Gran Bretaña constituye un cliente internacional preferente de las empresas aragonesas. Aragón sobre todo exporta a Gran Bretaña automóviles, material eléctrico y maquinaria. El sector alimentario también tiene un peso importante. Me consta que las exportaciones de Aragón al Reino Unido han ido perdiendo peso en la última década. Es cierto que esta pérdida de importancia se ha acentuado sobre todo desde el referéndum del ‘brexit’ en 2016. Es recomendable que las empresas de la Comunidad aragonesa, como todas las empresas, revisen su estrategia en el mercado británico, identificando los ámbitos de su negocio que pueden verse afectados y se preparen para los eventuales cambios en la futura relación con Reino Unido, teniendo en cuenta que el ‘brexit’ puede generar oportunidades de negocio para las empresas que exportan regularmente o quieren exportar a Reino Unido: el de servicios profesionales es el sector que ve de forma más evidente el ‘brexit’ como una oportunidad de negocio.

En el último encuentro del foro 'Dialogi Europaei' en Taranto se ha hablado de la empresa sostenible. ¿En qué sentido debe entenderse?

La empresa sostenible se presenta no solamente como como una alternativa al actual modelo de producción y consumo, con el potencial de resolver retos medioambientales, sino que al mismo tiempo abre oportunidades de negocio y crecimiento económico. Entonces, cuando hablamos de economía sostenible estamos asistiendo a un cambio de modelo productivo y consumo, en el que se está poniendo énfasis en prolongar la vida útil de nuestros productos, desde que se diseñan, se transportan y distribuyen (economía circular). Para ello es importante no solamente fomentar fuentes de energías renovables sino además concienciar a la ciudadanía.

¿Es lo mismo que el concepto de Bcorp?

En este panorama, caracterizado por una demanda orientada a la sostenibilidad, se insertan las Bcorps, ya que las empresas pueden ser agentes de cambio, en cuanto con su forma de actuar generan un impacto, que supone positivo, en la comunidad en la que operan. Es un modelo de empresa nacida en EE. UU. en 2007, con el propósito de utilizar el poder de las empresas para solucionar problemas de carácter público. Son empresas que persiguen objetivos de beneficio común operando de forma responsable, sostenible y transparente. Hoy ya existen aproximadamente 2.500 BCorp en el mundo.

Etiquetas
Comentarios