Internacional

Opinión

La difícil tarea del peluquero de Hanói

Banderas en Hanói para saludar la visita de Donald Trump y Kim Jong-un.
Fazry Ismail / Efe

En una peluquería de Hanói -lo menciona ‘The Economist’- han tenido la idea de ofrecer un corte de pelo gratis con la posibilidad de elegir entre el peinado de Donald Trump o el de Kim Jong-un. Ninguno de los dos modelos parece tentador, pero puede ser una manera de publicitarse aprovechando el encuentro que los mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte tendrán, entre hoy y mañana, en la capital de Vietnam. Trump y Kim nos pusieron los pelos de punta a todos durante meses, con su duelo nuclear y su intercambio de terribles amenazas. No es mala cosa que ahora sirvan para ofrecer espectáculos capilares menos virulentos, aunque sean de estética discutible. Vietnam es, como Corea del Norte, uno de los últimos reductos del comunismo. Pero, al igual que China, ha entrado por la vía del desarrollo económico acelerado gracias a la apertura comercial al exterior. Y el antiguo enemigo americano, al que los vietnamitas derrotaron en una cruel contienda, es ahora un socio más bien amistoso. Así que Hanói ofrece un escenario esperanzador para la estrategia de distensión por la que Trump y Kim entraron en su cumbre de Singapur del verano pasado. No parece fácil dejar satisfecho a un cliente ni con el tocado del rubio magnate ni con el del moreno sátrapa, pero quién sabe. Quizás en Hanói se hagan milagros.

Etiquetas