Despliega el menú
Internacional

La ultraderecha búlgara marcha con antorchas por Sofía

La marcha había sido prohibida por el Ayuntamiento de Sofía, pero los tribunales vetaron la decisión y finalmente autorizaron la marcha por segundo año consecutivo.

Manifestantes por las calles de Sofía
La ultraderecha búlgara marcha con antorchas por Sofía
Reuters

Más de 2.000 militantes de grupos nacionalistas de ultraderecha han desfilado este sábado por la capital de Bulgaria, Sofía, en homenaje al general búlgaro pronazi Hristo Lukov. Activistas antifascistas se han concentrado sin que haya habido incidentes.

Los participantes, en su mayoría jóvenes, llevaban ropa negra y realizaban sin reticencia alguna el saludo nazi mientras mostraban esvásticas. La marcha ha culminado en la casa en la que vivió Lukov y en ella han participado simpatizantes procedentes de otros países como Alemania, Suecia o Hungría.

"El general Lukov era un oficial valiente, un héroe de guerra (de la Primera Guerra Mundial) que inspiró el renacimiento del Ejército búlgaro", ha destacado uno de los convocantes, Zvezdomir Andonov.

La marcha había sido prohibida por el Ayuntamiento de Sofía, pero los tribunales vetaron la decisión y finalmente autorizaron la marcha por segundo año consecutivo. La principal contestación ha venido por parte de una convocatoria antifascista bajo el lema "Fuera nazis de las calles". La Policía no ha informado de ningún incidente.

El Congreso Mundial Judío, otras organizaciones judías y los principales partidos políticos búlgaros han condenado la iniciativa y han defendido que se prohibiera. "Es totalmente aberrante que en 2019 en Europa, el lugar en el que los nazis intentaron erradicar a toda la población de hombres, mujeres y niños judíos pueda desfilar la ultraderecha libremente por las calles con esvásticas, el emblema de las SS y mensajes de odio contra los judíos y otras minorías", se ha lamentado el vicepresidente ejecutivo del Congreso Mundial Judío, Robert Singer.

Lukov fue ministro de la Guerra de Bulgaria entre 1935 y 1938 y mantuvo estrechas relaciones con altos cargos de la Alemania nazi. Fue el impulsor de una ley a imagen de las Leyes de Núremberg de 1935, que despojaban a los judíos de sus derechos civiles.

Con Lukov se prohibieron los matrimonios entre judíos y no judíos y se les obligó a pagar una tasa especial. Fueron expulsados de universidades, del funcionariado y de otras profesiones y sus propiedades fueron confiscadas para luego enviarlos a campos de trabajo.

Etiquetas
Comentarios