Despliega el menú
Internacional

El yerno de Trump recibió su permiso de alta seguridad a pesar de las protestas de la CIA

Jared Kushner recibió un informe del FBI que no descartaba que pudiera estar "bajo influencia extranjera", en relación a Rusia.

Jared Kushner, junto a Trump en una imagen de archivo.
Jared Kushner, junto a Trump este mes de noviembre
Agencias

Jared Kushner, el yerno y asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consiguió su acreditación de seguridad a pesar de la negativa de altos cargos de los servicios de Inteligencia en la Casa Blanca tras recibir un informe del FBI que no descartaba la posibilidad de que Kushner pudiera estar "bajo la influencia extranjera", en relación a Rusia, según dos fuentes próximas al asunto a la cadena NBC.

Kushner fue una de las, al menos, 30 personas a quienes el entonces jefe de personal de seguridad de la Oficina Presidencial, Carl Kline, concedió este permiso a pesar de haber recibido "información desfavorable" sobre ellas. Las fuentes de la NBC no recuerdan precedentes a esta escala. Solo se tenía constancia de un caso en los tres años previos a la llegada de Kline.

"La Casa Blanca de Trump ha atraído a mucha gente de pasado atípico, con complicados historiales financieros y personales, algunos de los cuales han provocado alertas en los servicios de Inteligencia", según estas fuentes, bajo condición de anonimato.

De hecho, y hasta febrero de 2018, Kushner llegó a tener acceso a la llamada "información sensible compartimentada", los secretos más importantes del Gobierno, entre los que se incluyen conversaciones interceptadas de potencias extranjeras e identidades de las fuentes de la CIA; datos que Kushner habría dicho necesitar para desempeñar su papel como mediador en el conflicto de Oriente Próximo.

El entonces jefe de Gabinete de Trump, John Kelly, decidió rebajar por recomendación de la CIA la capacidad de acceso de Kushner a esta clase de información al considerar que estos datos podrían causar un "daño excepcionalmente grave" a la seguridad nacional de caer en manos hostiles.

Se da la circunstancia de que la retirada de la acreditación de máxima seguridad a Kushner tuvo lugar el mismo mes en el que el 'Washington Post', citando a múltiples fuentes oficiales, informó de que hasta cuatro países -Emiratos Árabes Unidos, China, Israel y México- habían discutido en privado la posibilidad de manipular a Kushner aprovechando su turbio pasado financiero y su falta de experiencia en política internacional.

El abogado Brad Moss, especialista en representar a personas que han solicitado acreditaciones de seguridad, considera que la presencia en la Casa Blanca de figuras como Kline representan una amenaza extraordinaria a la que no se le ha dado de momento la importancia suficiente.

"Esto es lo que todos nos temíamos: la existencia de un supervisor cuasipolítico que ignora las recomendaciones del FBI y de quienes trabajan concediendo esta clase de permisos", ha declarado a la NBC. El ex secretario de Gabinete de la Casa Blanca Chris Lu ha añadido que "en cualquier otra Casa Blanca estaríamos hablando de un escándalo de envergadura".

Etiquetas
Comentarios