Despliega el menú
Internacional

El misterioso ruido que sufrían diplomáticos de EE. UU. en Cuba no era un ataque sónico, sino grillos

"Aunque los misteriosos sonidos son desconcertantes, no son físicamente peligrosos y no constituyen un ataque sónico", dice un estudio de dos biólogos.

El misterioso ruido que sufrían diplomáticos de EE. UU. en Cuba no era un ataque sónico, sino grillos
El misterioso ruido que sufrían diplomáticos de EE. UU. en Cuba no era un ataque sónico, sino grillos
Heraldo.es

El misterio que desde hace dos años sobrevolaba y enturbiaba las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba se ha resuelto. El agudo sonido que escuchaban los diplomáticos estadounidense en el país caribeño, que les producía mareos y dolores de oído, no era ningún ataque sónico procedente de armas tecnológicas como sospechaban. 

Según han podido comprobar dos biólogos tras estudiar la grabación del ruido, coincide con el que hacen los grillos de cola corta de las Indias, que se encuentran a lo largo del Caribe.

Desde que, a finales de 2016, los diplomáticos estadounidenses desplegados en La Habana explicaron los síntomas que padecían a raíz del molesto sonido,  las autoridades de Washington decidieron retirar a mitad de su personal.  Además, en represalia por lo que consideraban un ataque sónico, expulsaron a diplomáticos cubanos.

Los estudios de los biólogos no descartan que, en otro momento, los diplomáticos sufrieran un ataque sónico, pero el ruido analizado coincide con el de los citados grillos.

Los biólogos Alexander Stubbs, graduado de la Universidad de California, Berkeley, y Fernando Montealegre-Zapata, profesor de la Universidad de Lincoln, en el Reino Unido determinaron en su estudio que, "aunque los misteriosos sonidos son desconcertantes, no son físicamente peligrosos y no constituyen un ataque sónico".

"Nuestros hallazgos resaltan la necesidad de una investigación más rigurosa sobre la fuente de estos malestares, incluso sobre los potenciales efectos psicogénicos, así como posibles explicaciones fisiológicas no relacionadas con ataques sónicos", escribieron.

Los investigadores trazaron un paralelo con un incidente ocurrido en 1981, cuando Estados Unidos acusó a la Unión Soviética de utilizar armas químicas en el sureste de Asia, que algunos especialistas determinaron que eran excrementos de abejas.

En el incidente de La Habana, los científicos estudiaron una grabación realizada por un empleado del gobierno estadounidense que fue enviada a la Marina para ser analizada y luego fue publicada por la agencia AP.

Los investigadores compararon la grabación con una base de datos de cantos de insectos en Norteamérica del entomólogo Thomas Walker, de la Universidad de Florida.

La investigación fue dada a conocer la semana pasada y aún no ha sido publicada en una revista científica.

Unas dos decenas de diplomáticos estadounidenses y varios canadienses reportaron haber sentido mareos, ansiedad y confusión mental, que, según investigadores de la Universidad de Pensilvania,son síntomas similares a los de una conmoción cerebral.

Otros estudios, sin embargo, rechazaron esta conclusión. Una publicación en el 'International Journal of Social Psychiatry' consideró sospechoso que ningún cubano sufriera los síntomas y especuló sobre una situación de histeria colectiva.

Etiquetas
Comentarios