Despliega el menú
Internacional

El niño guatemalteco que murió bajo custodia de EE.UU. tenía gripe

Felipe Gómez Alonzo, de 8 años, llegó a Estados Unidos el 18 de diciembre junto a su padre y otro grupo de migrantes.

Oliver Gómez, el hermano del niño guatemalteco muerto bajo custodia de los Estados Unidos, en su hogar en Guatemala
El niño guatemalteco que murió bajo custodia de EE.UU. tenía gripe
Reuters

El niño guatemalteco que ha muerto esta semana bajo custodia de las autoridades migratorias de Estados Unidos tenía gripe, según ha determinado la Oficina de Investigación Médica de Nuevo México tras realizar la autopsia solicitada por los padres del menor.

"Los resultados de las muestras nasales y de los pulmones han dado positivo en influenza B", ha dicho la Oficina Médica en un comunicado. No obstante ha subrayado que "determinar la causa precisa de la muerte requiere mayores evaluaciones de otras muestras e interpretar los hallazgos en el contexto de los síntomas".

Felipe Gómez Alonzo, de 8 años, llegó a Estados Unidos el 18 de diciembre junto a su padre y otro grupo de migrantes. El martes comenzó a presentar "signos de una enfermedad potencial" y se le llevó a un hospital de Alamogordo, en Nuevo México, donde le diagnosticaron un simple catarro. Poco después volvió al mismo centro médico donde finalmente murió.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Guatemala, Marta Larra, anunció el miércoles que los padres del niño habían solicitado una autopsia que esperaban que se hiciera lo antes posible para que el cadáver pueda ser repatriado y enterrado.

Felipe es el segundo niño migrante que muere bajo custodia estadounidense. El 8 de diciembre, Jakelin Caal, una niña guatemalteca de 7 años, comenzó a tener fiebre, vómitos y convulsiones. Fue trasladada a un hospital de Texas donde murió horas después. Al parecer, sufría deshidratación. Ya ha sido enterrada en su aldea natal de San Antonio Secortez, una comunidad maya.

La presidenta de la Academia Estadounidense de Pediatras, Colleen Kraft, ha subrayado la importancia de que la La Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) cuente con personal médico para prevenir estos casos. "No se apreció que el niño estuviera tan enfermo como estaba (...) Claramente, el tratamiento no fue el adecuado", ha dicho.

Kraft ha revelado que el director de la CBP, Kevin McAleenan, la ha llamado esta semana. "Ha reconocido que esto es uno problema (...) y está dispuesto a empezar a hablar" sobre una posible solución, ha contado, sin dar más detalles, según informa la cadena estadounidense NBC.

La CBP ha informado esta semana de que hará una segunda revisión médica a los niños migrantes que se encuentran bajo custodia policial, poniendo especial atención a los menores de diez años, y que para ello pedirá ayuda a otras agencias federales.

El Gobierno de Guatemala ha pedido a Estados Unidos una investigación "clara" sobre ambos casos, una petición a la que se ha sumado Naciones Unidas.

Miles de migrantes centroamericanos marchan desde octubre hacia Estados Unidos en una caravana que ha desbordado a las autoridades de los países de tránsito y destino y ha puesto de relieve la situación de pobreza y violencia en la región.

Etiquetas
Comentarios