Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Merkel afirma que no se "dejará solos" a países de entrada de la inmigración

Aseguró que existe el objetivo compartido de "reducir la inmigración ilegal" y de "proteger nuestras fronteras", así como que tales responsabilidades "competen a todos".

Merkel ha comparecido ante los medios tras la cumbre de este domingo.
Merkel afirma que no se "dejará solos" a países de entrada de la inmigración

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó este domingo, tras la cumbre informal de la UE sobre migración, que hay coincidencia en que "no se puede dejar solos" a los socios más afectados por la llegada de la inmigración irregular y dijo que los refugiados "no pueden elegir" en que país piden asilo.

"Estamos de acuerdo en que no se puede dejar solos a los países que reciben la mayor carga de inmigrantes", dijo Merkel, para quien, por otro lado, no se puede permitir que "las mafias o los peticionarios de asilo" decidan dónde formulan su solicitud, sino que eso debe regularse.

En una breve comparecencia al término de la reunión de Bruselas entre dieciséis de los veintiocho Estados miembros de la Unión Europea (UE), Merkel aseguró que existe el objetivo compartido de "reducir la inmigración ilegal" y de "proteger nuestras fronteras", así como que tales responsabilidades "competen a todos".

Esta reunión precede a la cumbre que el 28 y el 29 de junio celebrarán en Bruselas los jefes de Estado o de Gobierno de la UE, marcada por la insistente búsqueda de Merkel de una política migratoria común.

Ya antes del encuentro de este domingo, la canciller había expresado su confianza en lograr "rápidos acuerdos" con algunos de sus socios europeos en materia de política migratoria, pero no al nivel de los veintiocho países comunitarios.

La canciller está inmersa en fuertes presiones de sus socios de coalición de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), cuyo líder y ministro alemán del Interior, Horst Seehofer, exige un giro restrictivo en política de asilo.

El detonante de las tensiones entre la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y la CSU bávara es el llamado "plan maestro" de Seehofer, que pretende devolver a los refugiados sin perspectivas de ser reconocidos como tales al país donde se registraron al ingresar en la UE.

Desde el partido bávaro se ha amenazado con la ruptura del bloque que la CSU y la CDU forman desde 1949, con sus consiguientes efectos en la coalición de Gobierno de Merkel, formada en marzo tras un trabajoso proceso negociador con los socialdemócratas.

Seehofer emplazó el pasado lunes a la canciller a consensuar una solución a nivel europeo en la cumbre de finales de junio y amenazó con implantar unilateralmente controles fronterizos, de no lograr ese objetivo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión