Internacional

Acuerdo histórico entre las dos Coreas para cooperar y alcanzar una "paz permanente"

Se trata de la primera cumbre en 11 años entre los dos países técnicamente en guerra. En ella se ha avanzado en la completa desnuclearización de la península.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae -in, y el líder norcoreano Kim Jong-un se saludan en la línea de demarcación militar
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae -in, y el líder norcoreano Kim Jong-un se saludan en la línea de demarcación militar
Korea Summit Press Pool

Los líderes de las dos Coreas, Kim Jong Un y Moon Jae In, han dado un paso decisivo hacia la paz y la reconciliación después de 65 años de desencuentros desde que se firmara el armisticio en 1953 tras la Guerra de Corea.

Ambos mandatarios, reunidos este viernes en una histórica cumbre, han firmado una declaración en la que se comprometen a impulsar la "completa desnuclearización" de la península coreana.

Al simbólico apretón de manos, con el que Moon invitaba a Kim a pisar el Sur por primera vez, han seguido infinidad de momentos que evidenciaban un cambio de rumbo después de meses llenos de tensiones políticas y diplomáticas como consecuencia de la escalada armamentística emprendida por Corea del Norte.

El norcoreano ha dicho enfrentar la cumbre con "una mentalidad abierta" y ha admitido haber cruzado al Sur con "una mezcla de emociones", pero dejando claro que se trataba de "un momento para la paz y la prosperidad".

Esta reunión sin precedentes entre Kim y Moon se ha prolongado durante unos 100 minutos y ha contado con la presencia de Kim Yo Jong, la hermana del mandatario norcoreano y clave en la preparación del acercamiento a Corea del Sur.

Lo histórico del encuentro, antesala del que mantendrán Kim Jong Un y su homólogo estadounidense Donald Trump a finales de mayo o principios de junio, ha sido aplaudido tanto por Pekín como por Washington y Moscú.

Sin embargo, los ministros de Exteriores de la OTAN han mostrado su apoyo "firme" a la "solución política negociada" del conflicto coreano, pero han matizado que aún queda "un largo camino". Asimismo, han dejado claro que existe unidad entre los aliados para mantener las sanciones a Pyongyang "hasta que veamos un cambio real en el comportamiento".

Por otro lado, desde China han destacado la "valentía" demostrada por los dos líderes coreanos, y el propio Trump, desde Estados Unidos, ha calificado el encuentro de "histórico" y ha valorado con énfasis que "¡La guerra va a terminar!"

Kim y Moon han anunciado que buscarán cerrar un acuerdo para alcanzar una paz "sólida" y "permanente" en la península. Los dos países continúan técnicamente en guerra. De hecho, el norcoreano ha sido el primer líder en más de seis décadas en pisar territorio surcoreano ya que ambos países siguen técnicamente en situación de conflicto bélico.

Reducción de arsenales militares

La declaración conjunta del viernes incluye impulsar una reducción de los arsenales militares, el cese de los "actos hostiles", la conversión de su frontera, altamente militarizada, en una "zona de paz" y el impulso de conversaciones multilaterales con otros países, incluido Estados Unidos.

Kim ha llegado a pie desde el lado norcoreano de la frontera y ha cruzado a la zona sur de la Zona de Demarcación Militar, en Panmunjon, para estrechar firmemente la mano de su homólogo surcoreano, al que ha invitado a pasar brevemente a territorio norcoreano, en un gesto que ha servido para mostrar el acercamiento por el que están apostando ambos países.

Tras el saludo en la zona norte de la frontera entre ambos países, los dos dirigentes han dado el paso hacia el sur y han seguido conversando para dirigirse a la que ha sido la primera reunión entre líderes de ambos países desde 2007, cuando el padre de Kim Jong Un, Kim Jong Il, se reunió con el entonces presidente surcoreano, Roh Moo Hyun, en territorio del Norte de la península.

En el encuentro, Kim le ha trasladado a Moon que ha acudido a la cumbre para poner fin a una historia de conflicto y ha llegado a bromear con él asegurando que lamenta haberle despertado con sus madrugadoras pruebas de misiles, según ha explicado un responsable gubernamental surcoreano.

Desnuclearización

Moon Jae In y Kim Jong Un han dialogado sobre la desnuclearización de Corea del Norte, un tema de discusión impensable hace tan solo unos meses, después de que el 3 de septiembre de 2017 el régimen norcoreano probara una bomba de hidrógeno en un centro de ensayos nucleares subterráneo, causando un pequeño terremoto y provocando la alarma de la comunidad internacional y la aprobación de sanciones económicas internacionales contra Pyongyang.

Incluso China, tradicional aliado del régimen comunista, ha acabado restringiendo al mínimo sus intercambios con el hermético país. No obstante, tras los últimos pasos dados por Kim a favor del diálogo y en pro de la desnuclearización de la península, Pekín se ha apresurado a reclamar que se relajen las medidas económicas contra Corea del Norte.El Gobierno de China, de hecho, ha aplaudido la "determinación" y la "valentía" del los dos dirigentes coreanos.

Por su parte, el presidente estadounidense ha celebrado que la guerra entre los dos países vecinos "va a terminar"."Después de un año furioso de lanzamientos de misiles y pruebas nucleares, está teniendo lugar ahora un histórico encuentro entre Corea del Norte y Corea del Sur", ha publicado Trump en Twitter.

Según el mandatario norteamericano, "están pasando cosas buenas", si bien a continuación ha advertido de que "solo el tiempo lo dirá".

"¡La guerra de Corea va a terminar! Estados Unidos y todos sus grandes ciudadanos deberían estar muy orgullosos de lo que está ocurriendo ahora en Corea", ha añadido en un segundo mensaje.

También Rusia se ha mostrado satisfecha por este acercamiento y el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha evaluado "de manera muy positiva" la histórica reunión. En este sentido, ha recordado que el presidente ruso, Vladimir Putin, es partidario de "una solución viable y sostenible" basada en "un diálogo directo entre las partes", según la agencia de noticias Sputnik.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha afirmado que espera que Pyongyang cumpla ahora sus promesas y ha advertido de que observará "de cerca" su comportamiento futuro.

En Reino Unido, el ministro de Exteriores, Boris Johnson, ha aplaudido en Twitter los "avances positivos" y ha dicho que "marca una nueva era en las relaciones intercoreanas y confirma un cambio de rumbo para Kim Jong Un". "Corea del Norte debe ahora cumplir sus compromisos y dar pasos concretos en la desnuclearización", ha agregado.

Los líderes de las dos Coreas han plantado juntos un árbol cerca de la Zona de Demarcación Militar, un pino con el que buscan simbolizar sus deseo de paz y de prosperidad para la península de Corea.

El líder norcoreano se ha esforzado últimamente por mostrar su cara más amable, al menos en la propaganda oficial. A diferencia de su padre, Kim Jong Il, que pocas veces sonreía o hablaba en público, las imágenes que distribuye el régimen, muestran a un personaje más accesible que sonríe o bromea con los militares de los que se rodea.

El enigma Kim Jon Un

La primera parte de la vida de Kim Jong Un sigue siendo un enigma en gran parte. Su fecha de nacimiento precisa, a principio de los años 1980, nunca ha salido a la luz. Su madre, una bailarina coreana nacida en Japón, la tercera esposa de su padre, habría muerto en 2004 de cáncer de mama. Su boda no se hizo pública hasta julio de 2012, con la aparición de unas fotografías de una joven, Ri Sol-Ju. La prensa surcoreana informó de que la pareja tuvo a su tercer hijo a principios de 2017.

El líder supremo de Corea del Norte cursó parte de sus estudios en Suiza, donde su tía materna Ko Yong-Suk y su esposo se ocupaban de él. El personal de la escuela y sus amigos, que según la prensa ignoraban que perteneciera a la familia gobernante de Corea del Norte, recuerdan a un niño tímido al que le gustaba esquiar y las películas de Jean-Claude Van Damme.

Pero, desde que tenía 8 años, Kim supo que estaba destinado a gobernar su país, aunque no comenzó a aparecer en público hasta 2008, cuando el régimen comenzó a preparar la sucesión dinástica tras el accidente cardiovascular de su padre.

Etiquetas
Comentarios