Despliega el menú
Internacional

El presidente egipcio se queda sin rivales en la contienda electoral

Abdelfatah al Sisi sale beneficiado de la renuncia de Jaled Ali, que se suma a la detención de otro aspirante, el exjefe del Estado Mayor Sami Anán.

El opositor Jaled Ali anunciando su renuncia.
El presidente egipcio se queda sin rivales en la contienda electoral
Efe

La renuncia del opositor Jaled Ali a participar en las presidenciales egipcias y la reciente detención de otro aspirante, el exjefe del Estado Mayor Sami Anán, dejó al presidente Abdelfatah al Sisi sin adversarios de peso en la carrera electoral.

A solo cinco días del límite para presentar candidaturas, Jaled Ali, abogado de derechos humanos y candidato de la oposición de izquierdas, anunció que no se presentará a las elecciones presidenciales, previstas para los días 26, 27 y 28 de marzo, una decisión que calificó de "difícil y amarga".

A ello se suma la detención ayer de Anán, que compareció ante la Fiscalía militar después de que las Fuerzas Armadas lo acusaran de haber anunciado su candidatura antes de obtener el visto bueno del Ejército, además de "falsificar" documentos para presentarse a las elecciones e "incitar para crear disputas" entre esta institución y el pueblo egipcio.

La Autoridad Nacional Electoral egipcia eliminó rápidamente a Anán de la lista de candidatos a la presidencia del país porque "aún es militar" y los uniformados no pueden participar en los comicios.

Este miércoles, Ali consideró que la candidatura del veterano militar, que era visto como el principal rival del actual presidente, refleja "luchas en el seno del régimen" egipcio, en las que -aseguró- no desea entrar.

Aun así, el opositor defendió el derecho del exjefe del Estado Mayor para presentarse a las elecciones y destacó que "su candidatura beneficiaba el proceso político", en el cual desde el principio se daba por descontada la victoria de Al Sisi, en el poder desde 2013 en Egipto.

En una rueda de prensa en la sede de su equipo de campaña y arropado por sus colaboradores y seguidores, Ali denunció que el arresto de Anán, así como las irregularidades contra su propia campaña, han "envenenado el proceso político" que llevará a las urnas dentro de dos meses.

Con anterioridad otro posible candidato que hubiera representado una amenaza para la reelección de Al Sisi se retiró de la carrera presidencial, supuestamente sometido a presiones por parte de las autoridades egipcias.

El exprimer ministro Ahmed Shafiq fue deportado a principios de diciembre desde Emiratos Árabes Unidos, donde hizo pública su intención de competir por la presidencia, pero un mes después de aterrizar en El Cairo anunció que no era "la persona óptima para liderar los asuntos del Estado".

De esta forma y a falta de cinco días para que concluya el plazo para presentar las candidaturas, sólo participa en la carrera presidencial Al Sisi, que entregó hoy los documentos necesarios ante la Autoridad Electoral Nacional.

Ese organismo estatal publicará la próxima semana una lista oficial con los candidatos que cumplen con los requisitos para participar en los comicios, entre ellos tener el respaldo de al menos 25 miembros del Parlamento o 25.000 firmas de ciudadanos egipcios procedentes de al menos 15 provincias del país.

Según Hala Fouda, presidenta de la campaña electoral de Ali, las elecciones se han convertido "en un referéndum sobre el presidente" Al Sisi, por lo que los seguidores del abogado opositor no acudirán a votar.

"Ya no es una batalla electoral competitiva y democrática, no podemos engañar a la gente y decirle que estas son unas elecciones de verdad", añadió Fouda.

Explicó que varios partidos y movimientos políticos, que apoyaron la candidatura de Ali, se reunirán en los próximos días para decidir si boicotearán los comicios y deseó que la campaña electoral sea el comienzo de "un proyecto" que abra "el camino hacia el mañana", lema de la campaña del izquierdista.

Amnistía Internacional demandó a las autoridades egipcias que cesen de "interferir" en las elecciones a favor de Al Sisi y les conminó a que dejen de "hostigar" a sus rivales.

La ONG afirmó que la detención de Anán supone un ataque al derecho a la participación y la libertad de expresión que busca "eliminar cualquier oposición seria" a Al Sisi.

También cinco ONG egipcias condenaron el arresto de Anán y la "injerencia descarada de todas las instituciones del Estado de Al Sisi en las elecciones", que "se convierten en un referéndum para reelegir al presidente actual" ante la falta de rivales.

Al Sisi fue elegido en las urnas con más del 96 por ciento de los votos en 2014, cuando compitió frente a un solo candidato, pero había llegado al poder un año antes por un golpe de Estado en el que derrocó al entonces presidente islamista de Egipto, Mohamed Mursi, en julio de 2013.

Etiquetas
Comentarios