Despliega el menú
Internacional

Japón y los aires militares se entremezclan en la pasarela de Alta Costura de París

Este martes fue el turno de los diseñadores Julien Fournié y Alexandre Vauthier.

Una de las creaciones de Alexandre Vauthier.
Japón y los aires militares se entremezclan en la pasarela de Alta Costura de París
Efe

Los diseñadores Julien Fournié y Alexandre Vauthier, tomando como referencia la estética japonesa y la militar, trataron de dar a sus creaciones más exclusivas un aire de 'prêt-à-porter' de altos vueltos, en la presentación este martes de sus propuestas en la pasarela de Alta Costura de París.

El lejano oriente sirvió de base al trabajo de Fournié, un apasionado de la silueta de los años 50, que volvió a recuperar la seda y los bordados florales para reinterpretar los tejidos japoneses.

El diseñador, de madre española, se reconoce inspirado por el armario asiático de sus "heroínas", protagonistas de películas de Yimou Zhang y Kaige Chen, o de las novelas de Yasunari Kawabata, algunos de sus creadores de referencia.

En los vestidos se percibía el rastro de quimonos japoneses, pero también del 'hanfu' y del 'qipao', el clásico traje femenino chino de cuello mao abotonado, que se entremezcló con las formas de un modelo occidental de los años 50.

Mezcla de culturas en una paleta de tonos pastel con destellos de rosa y bambú en encajes y tul para dar movimiento a las prendas de este modista, de 42 años, el último en incorporarse como miembro oficial a la Federación de la Alta Costura en 2017.

Por su parte, el diseñador Alexandre Vauthier, de 46 años, también se atrevió a mezclar estilismos con un carácter mucho más rockero y sensual, dentro de su habitual estilo.

El francés adornó sus arriesgados minivestidos, llenos de drapeados y volantes, con chaquetas militares que cargó de joyas de la firma Gossens, como si se tratase de insignias.

Lo bélico se mezcló con lo ochentero, la década que suele hacer soñar al diseñador, quien confeccionó americanas y abrigos con grandes hombreras y chorreras de encaje.

En los colores, junto al negro, rojo y rosa fucsia, destacó un verde grisáceo, en una voluminosa capa con capucha que vistió la top model Bella Hadid para cerrar el desfile, con unas pequeñas gafas de sol rectangulares decoradas con cristales.

Las presentaciones primavera-verano 2018 de la Alta Costura llegaron así a su ecuador, antes de dar paso este miércoles a las colecciones de Elie Saab y Jean Paul Gaultier.

Etiquetas
Comentarios