Despliega el menú
Internacional

Cadena perpetua para Mladic por genocidio y crímenes de guerra

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) sentencia que el exmilitar serbobosnio tenía el objetivo de exterminar a los musulmanes durante la guerra de Bosnia.

Mladic saluda a sus abogados a su llegada a la sesión del Tribunal Penal Internacional que le ha condenado a cadena perpetua, este miércoles 22 de noviembre.
Mladic saluda a sus abogados a su llegada a la sesión del Tribunal Penal Internacional que le ha condenado a cadena perpetua, este miércoles 22 de noviembre.
Peter Djong/Efe

El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) sentenció este miércoles al exmilitar serbobosnio Ratko Mladic a cadena perpetua como "culpable" de genocidio y crímenes de lesa humanidad.

El exmilitar serbiobosnio Ratko Mladic "compartía la intención" y "el objetivo criminal" de exterminar a los musulmanes y croatas durante la guerra en Bosnia entre 1992 y noviembre de 1995, dijo el presidente del Tribunal, Alphons Orie.

El magistrado aseguró que Mladic era parte de "un equipo criminal" que buscaba la exterminación "de civiles" de Bosnia.

Asimismo, le responsabilizó de "ordenar" la masacre en Sarajevo, pues "propuso y ordenó" el exterminio de la población musulmana residente en la ciudad.

Su intención, añadió Orie, era "destruir" la ciudad, impedir el acceso de los civiles al agua, comida y electricidad, y que estos "vivan en una situación de estrés y asedio" que provoque el terror entre la población de Sarajevo.

Crisis de hipertensión

Mladic sufrió una "crisis de hipertensión" mientras escuchaba su sentencia y pidió a gritos un aplazamiento en la sesión, lo que provocó que el juez le expulsara de la sala.

Ratko Mladic, conocido como el carnicero de Srebrenica, se declaró inocente de todos los cargos que se le imputaron.

Los fiscales del TPIY habían pedido la cadena perpetua para Mladic, considerado culpable de trato inhumano, detención forzosa, violaciones, asesinatos que constituyen crímenes de lesa humanidad y de genocidio, entre otros.

Mientras escuchaba la sentencia, Mladic sufrió una "crisis de hipertensión" y  pidió una pausa de cinco minutos al tribunal para acudir al baño, pero el excomandante permaneció en los servicios del tribunal durante más de 40 minutos.

Al reiniciarse la sesión, su equipo de abogados pidió aplazar la sentencia para otro día dada la situación de salud del acusado, pero la corte insistió en finalizar de leer el veredicto.

Ante esta negativa, Mladic comenzó a gritar y protestar señalando a los jueces, y ante la tensión, el magistrado Alphons Orie pidió a seguridad que le retirase de la sala y le trasladase a otra para escuchar su sentencia.

Etiquetas
Comentarios