Despliega el menú
Internacional

Las muertes por sobredosis de opiáceos se duplican en Estados Unidos

El coste de esta crisis representó en 2015 casi un tres por ciento del PIB del país.

Fragmento del discurso del Presidente Donald Trump al declarar la crisis de los opiáceos.
Las muertes por sobredosis de opiáceos se duplican en Estados Unidos
Efe

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha denunciado este lunes que el abuso de opiáceos, que ha asolado parte del país en los últimos años, ha provocado que las muertes por sobredosis se dupliquen en una década, según ha informado el Consejo de Asesores Económicos (ECA) de la Casa Blanca.

"Esta crisis ha empeorado sobre todo en términos de muertes por sobredosis, que se han duplicado en los últimos 10 años", ha señalado el CEA, al tiempo que ha advertido de que deben tenerse en cuenta los opiáceos ilegales como la heroína, aunque los estudios previos se hayan enfocado exclusivamente en opiáceos recetados.

Los calmantes recetados, la heroína y el fentanilo --un narcótico con efectos similares a la morfina--, son los principales causantes de este aumento de los casos registrados por sobredosis de drogas. Más de 100 personas mueren cada día por sobredosis en Estados Unidos, según han informado los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidenses.

El informe realizado por el ECA también ha mostrado que el consumo de opiáceos ha costado a la economía norteamericana 504.000 millones de dólares --unos 429.000 millones de euros-- en 2015, según se ha publicado en en un informe titulado 'El coste subestimado de la crisis de opiáceos'. Dicho informe ha puesto de manifiesto que el coste de la crisis de opiáceos que sufre el país representó en 2015 casi un 3 por ciento del PIB estadounidense.

Hace un mes, Trump firmó una orden ejecutiva en la que declaraba el consumo de opiáceos una "emergencia de salud pública", con el objetivo de destinar más recursos federales a una crisis que describió como una "vergüenza nacional" y una "tragedia humana".

Varios diputados republicanos aseguraron que se trataba de un paso importante en la lucha contra el abuso de opiáceos, mientras que las voces críticas, entre las que se incluyen los demócratas, señalaron que la medida no significaba nada sin financiamiento adicional.

Una crisis compleja

En su informe, el ECA ha comparado modelos estadísticos y ha determinado que en 2015 unas 33.000 personas murieron a causa del consumo de opiáceos, lo que se traduciría en pérdidas económicas que se encontrarían entre los 221.000 y los 431.000 millones de dólares --entre 188.000 y 367.000 millones de euros--.

Trump aseguró hace poco menos de un mes que resolver esta crisis requerirá de todo el esfuerzo del Gobierno y destacó que se trata de una crisis "en toda su complejidad". Durante el mismo acto en la Casa Blanca, el presidente norteamericano afirmó que se trata de un "azote" con el que hay que acabar. "Podemos ser la generación que termine con la epidemia de los opiáceos", subrayó.

El fiscal general, Jeff Sessions, también se refirió a esta crisis y lamentó que se esté fallando a muchas personas incapaces de "decir no" a las drogas. Sessions, que ha advertido de que las muertes por sobredosis ya superan el pico del sida en la década de los ochenta, advirtió de que el consumo de marihuana puede ser la puerta de entrada a otras drogas.

Etiquetas
Comentarios