Despliega el menú
Internacional

El supuesto terrorista de Michigan intentó comprar un arma de fuego antes de ataque

El autor del apuñalamiento este miércoles de un policía en el aeropuerto Bishop International de Flint (Michigan, EEUU) intentó comprar un arma de fuego días antes del ataque, confirmó hoy el FBI.

Vista del aeropuerto Bishop International de Flint, en Michigan.
Vista del aeropuerto Bishop International de Flint, en Michigan.
Google Maps

Amor Ftouhi, de 49 años y que tiene doble nacionalidad canadiense y tunecina, está acusado de apuñalar en el cuello al policía Jeff Neville, una agresión que el FBI investiga como un "acto de terrorismo" y que provocó la evacuación y el cierre del aeropuerto.

En una rueda de prensa, el agente especial del FBI encargado de la investigación, David Gelios, afirmó que Fthouhi se hallaba desde el pasado domingo en Michigan y que "trató de comprar un arma", pero "no tuvo éxito" al carecer de nacionalidad estadounidense.

El acusado sí pudo adquirir el cuchillo con el que perpetró el ataque contra Neville, que resultó herido en un principio de gravedad, si bien su estado ha mejorado y se encuentra estable.

"No tenemos ninguna indicación en absoluto de que él tuviera alguna asociación con alguien en la zona de Flint o más allá en Michigan", subrayó Gelios, al precisar que el supuesto terrorista no estaba en el "radar" de las autoridades de Estados Unidos y Canadá.

"Seguimos sin tener información que sugiera que el ataque de Ftouhi contra el teniente Neville fuera parte de una conspiración más amplia", insistió Gelios, que cree que se trata de la acción de un "lobo solitario", en referencia a los elementos yihadistas radicalizados que actúan solos.

El responsable policial agregó que la "investigación aún continúa en curso", que se han efectuado "veinte entrevistas a testigos" y que se han emitido "varias órdenes de registro".

En la misma rueda de prensa, el fiscal Daniel Lemisch adelantó que se formularán más cargos contra el señor Ftouhi", aunque no dio detalles.

De momento, el presunto terrorista está acusado de cometer un acto violento en un aeropuerto internacional, que acarrea una pena máxima de "veinte años de cárcel", recordó Lemisch.

El ataque ocurrió el miércoles por la mañana en una zona pública de la segunda planta del aeropuerto, cuando Ftouhi se aproximó al agente y al grito de "Alá es grande" sacó un cuchillo de monte de 20 centímetros de hoja serrada y lo apuñaló en el cuello.

El policía, sin embargo, forcejeó con él y logró reducirlohasta que otros compañeros pudieron esposarlo.

"Tras apuñalar al agente, Ftouhi siguió gritando 'Alá' varias veces", y tras haber sido detenido preguntó a los policías "por qué no lo habían matado", escribió el agente del FBI Thomas Sondgeroth en la denuncia penal.

Según el informe del FBI, el canadiense, residente en Montreal y originario de Túnez, también "exclamó algo así como: 'Habéis matado gente en Siria, Irak y Afganistán y todos vamos a morir'".

Ftouhi entró en Estados Unidos de manera legal el pasado 16 de junio por Nueva York y se investiga qué hizo hasta que acudió este miércoles al aeropuerto Bishop International de Flint.

La Policía Montada de Canadá colabora en las investigaciones y ha registrado el apartamento de Ftouhi en Montreal.

El acusado compareció este miércoles en una breve audiencia ante una jueza en un tribunal de Flint, cuya grabación divulgaron hoy los medios locales.

En esa comparecencia, Ftouhi, que ha vivido en Canadá durante la última década, reveló que está casado, que es padre de tres hijos, que trabaja como camionero y que no padece ningún trastorno mental.

El supuesto terrorista se expresó en inglés, aunque habla con más fluidez en francés, y aseguró que entiende el cargo formulado en su contra.

"Sí, digo la verdad", aseguró el sospechoso al ser preguntado por la magistrada si entendía que tenía que decir la verdad en una declaración jurada.

El detenido deberá comparecer ante un tribunal federal de Flint el próximo 28 de junio.

El aeropuerto Bishop International de Flint, el tercero más grande de Michigan con un tráfico anual de cerca de 800.000 pasajeros, fue cerrado durante gran parte de día tras el ataque, en el que ningún pasajero resultó herido.

Etiquetas
Comentarios