Despliega el menú
Internacional

Tercer Milenio

Falta de cooperación países y escepticismo de Estados Unidos lastran el Consejo de Derechos Humanos

De la extensa lista de países, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos destacó los casos de Birmania, Filipinas e Irán, donde tres relatores de la ONU especializados en distintas temáticas de derechos humanos han sido víctimas de "campañas de difamación y odio".

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, ha denunciado este martes la falta de cooperación de numerosos países con los mecanismos creados para proteger los derechos básicos de las personas, una crítica que hizo eco a los reproches de Estados Unidos contra este foro, al que acusa de escasos resultados y de actuar de forma sesgada.

De la extensa lista de países, Zeid destacó los casos de Birmania, Filipinas e Irán, donde tres relatores de la ONU especializados en distintas temáticas de derechos humanos han sido víctimas de "campañas de difamación y odio".

"En los últimos meses me han preocupado mucho ciertos desgraciados incidentes de amenazas personales e insultos", en particular contra los relatores sobre ejecuciones sumarias, en el caso de Filipinas, y los que están a cargo de seguir de forma específica las situaciones en Birmania e Irán, explicó el experto.

Nombró igualmente a Indonesia, Egipto, Nepal, Venezuela y Filipinas como algunos de los países con numerosas peticiones pendientes de relatores de la ONU para realizar visitas a sus territorios, a pesar de que son miembros del Consejo de Derechos Humanos (CDH) o candidatos a serlo.

El Consejo está formado por 47 Estados que ocupan un lugar en este foro por cuatro años, en un proceso de selección rotatorio. Tras el discurso de inauguración de la 35 sesión del CDH por parte de Zeid, la intervención más esperada de la jornada correspondía a la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley.

Haley viajó a Ginebra para intervenir en la apertura de los trabajos del CDH, en lo que ha sido la participación de mas alto nivel desde que el presidente Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

Haley, quien ha transmitido en varias ocasiones el escepticismo de Trump hacia los foros multilaterales, reafirmó este martes que Washington "evalúa cuidadosamente" su participación en el CDH.

La posibilidad de una retirada de EEUU es vista con inquietud general y recuerda la actitud que tomó el anterior Gobierno republicano, durante el mandato de George W. Bush, de declinar presentar su candidatura como miembro y no formar parte de ese órgano.

La cuestión de la financiación que aporta EEUU al trabajo del CDH -en particular para que sus mecanismos de investigación y supervisión en el mundo puedan operar- preocupa igualmente a los países más pro-derechos humanos y a la red de organizaciones civiles dedicadas a esta cuestión.

Como prueba de efectividad, Haley pidió al CDH que deje "la indiferencia e inacción" frente a la crisis en Venezuela y le advirtió que, de continuar por esta senda, dañará irremediablemente su reputación.

"Si Venezuela no puede (solucionar sus problemas) debe renunciar voluntariamente de su silla en el CDH hasta que pueda tener su propia casa en orden", señaló.

Asimismo, le reclamó que adopte resoluciones fuertes sobre las violaciones de los derechos humanos en Siria, la República Democrática del Congo, Eritrea, Bielorrusia y Ucrania, y que el CDH abandone su "sesgo crónico anti-israelí".

Otro asunto que atrajo la atención fue el del terrorismo, frente al cual Zeid pidió a los países actuar con inteligencia y abstenerse de acciones que perjudican a inocentes, generan resentimiento y desconfianza hacia las autoridades.

Menos de 72 horas después del último atentado que sacudió Europa, ocurrido en el centro de Londres, el jefe de derechos humanos de la ONU recordó que "por cada ciudadano humillado, maltratado o torturado, no solo es una persona la que se siente agraviada por las autoridades, sino la mayor parte de toda su familia".

"Enviar a un inocente a la cárcel puede significar enviar seis o siete miembros de su familia a las manos de los que se oponen al gobierno, con algunos que pueden ir incluso más lejos", señaló.

La apertura de la sesión del CDH también coincide con el aniversario de la Guerra de los Seis Días, que dio inicio a la ocupación por parte de Israel de los territorios palestinos, una situación a la que Zeid pidió poner fin. "Mantener la ocupación significa la prolongación de un inmenso sufrimiento es para ambos pueblos", indicó.

Etiquetas
Comentarios