Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Nueve detenidos y un "enorme progreso" en la investigación por el atentado de Mánchester

Se prevén más detenciones y hay abiertas "importantes líneas de investigación", han explicado desde la Unidad contra el terrorismo británica.

Protestas por el atentado de Mánchester
Protestas por el atentado de Mánchester

La Policía ha hecho "enormes progresos" e incautado "objetos significativos" en la investigación del atentado del pasado lunes en Mánchester, por el que han sido detenidos nueve sospechosos en el Reino Unido, informó el comisario jefe del Gran Manchester, Ian Hopkins.

El comisario adjunto de la Unidad nacional contra el terrorismo, Mark Rowley, dijo previamente que se ha apresado a "la mayor parte de la red" vinculada al ataque en el estadio Manchester Arena, que causó 22 muertos y 64 heridos, aunque se prevén más detenciones y quedan abiertas "importantes líneas de investigación".

Hopkins lamentó que, tras el atentado perpetrado por el británico de origen libio de 22 años Salman Abedi, que ha sido reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, han aumentado en Mánchester y su área metropolitana los llamados "delitos de odio", "de una media diaria de 28 a 56 registrados el miércoles".

El mando policial, que señaló que continúan los registros en doce domicilios, advirtió de que ese tipo de ataques a minorías étnicas y religiosas "no serán tolerados".

La Policía interroga actualmente a nueve hombres de entre 18 y 44 años sospechosos de vinculación con la trama, tras haber puesto en libertad sin cargos a un chico de 16 y a una mujer de 34.

Las víctimas

Al mismo tiempo, se ha informado de que entre las 22 personas que murieron, hay 17 mujeres y 5 hombres de entre 8 y 51 años, que como, el resto de las víctimas, habían acudido a presenciar un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

De los heridos, continúan hospitalizadas 32 personas, entre ellas cinco adultos y cinco menores en condición muy grave.

Las fuerzas de seguridad tratan de desmantelar la red que presuntamente apoyó a Abedi, de quien en los últimos días fuentes que supuestamente le conocían le han descrito como un chico "no muy listo" y "con mal genio", aunque divertido y tranquilo, que pasó de ser un adolescente que bebía y fumaba porros a adoptar una visión extrema del islam y que incluso combatió en Libia.

Además de los detenidos en el Reino Unido, entre los que se encuentra un hermano del agresor -Ismail Abedi, de 23 años-, en Libia han sido arrestados el padre, Ramadán Abedi, y otro hermano, Hashim, de 20 años.

Ramadán y Hashim Abedi fueron apresados esta semana por una patrulla de las Fuerzas Especiales de Disuasión (RADA), una de las milicias más poderosas de Trípoli y afín al Gobierno de unidad que sostiene la ONU.

Los analistas libios creen que Ramadán Abedi perteneció al Grupo Islámico de Combate Libio (LIFG), un organización vinculada a la red al Qaeda que participó en 2011 en la revolución contra el dictador Muamar Al Gadafi y algunos de cuyos militantes supuestamente vivieron durante años refugiados en el Reino Unido.

Tras el atentado del lunes, el Gobierno británico ha elevado a "crítico", el más alto, el nivel de alerta terrorista, y ha desplegado a un millar de soldados para asistir a la Policía en sus labores de vigilancia.

La ministra británica del Interior, Amber Rudd, ha indicado que este estado podría durar "tan solo unos días" o "por más tiempo", dependiendo de la investigación.

Rudd una reunión del comité de emergencia Cobra -con ministros y miembros de las fuerzas de seguridad-, en ausencia de la primera ministra en funciones, Theresa May, que participa en la cumbre del G7 en la ciudad italiana de Taormina.

Por otra parte, el Reino Unido reanudó el intercambio de información confidencial con Estados Unidos después de recibir "garantías" de que no habrá más filtraciones, tras la polémica causada por la difusión en la prensa americana de datos clave del atentado, dijo hoy el mando policial británico Mark Rowley.

En su primera visita oficial a este país, el secretario de Estado de EEUU, Tex Tillerson, afirmó que el Gobierno estadounidense asume la "total responsabilidad" y "lamenta" esas filtraciones, que incluyeron revelar la identidad del terrorista suicida.

Tillerson se reunió con su homólogo británico, Boris Johnson, quien agradeció al primero su visita "en un acto instintivo de solidaridad" entre ambos países.

La respuesta contra el terrorismo centró a su vez la recién retomada campaña electoral en el Reino Unido, donde el líder laborista, Jeremy Corbyn, conminó a impulsar una política exterior que "reduzca, y no aumente, el riesgo" de atentados

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión