Despliega el menú
Internacional

Trump intenta hacer competencia a los Óscar con un baile en la Casa Blanca

Los líderes de los 50 estados del país se darán cita en la primera gran fiesta que organiza el presidente desde que llegó al poder.

El presidente de EE. UU. intentó hacer competencia a los Óscar con un baile en la Casa Blanca.
El presidente de EE. UU. en su discurso.
AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió hacer competencia a la gala de los Óscar con la celebración este domingo en la Casa Blanca del baile de los gobernadores, la primera gran fiesta que organiza desde que llegó al poder.

Mientras en Los Ángeles se celebra la gala de los Óscar, Trump y su esposa Melania serán los anfitriones en Washington de un baile al que están invitados los líderes de los 50 estados del país, tanto demócratas como republicanos.

"Estoy orgullosa de poder invitar a todos los gobernadores a la Casa Blanca para este importante evento anual", dijo en un breve comunicado la primera dama, Melania Trump.

"Esta noche nos unimos como una sola nación, dejando atrás las posiciones políticas y los intereses partidistas", añadió Melania, que hace este domingo de maestra de ceremonias y tratará de silenciar a aquellos que critican que se haya ausentado de la Casa Blanca para vivir en Nueva York con su hijo.

A pesar de su notable experiencia en el mundo del espectáculo, Trump trata de sumergirse en su encuentro con los gobernadores y evadirse de las críticas que probablemente le lloverán durante la ceremonia de los Óscar, que comenzó a las 17.30 hora local de Los Ángeles (01.30 GMT del lunes).

Los artistas, tradicionalmente progresistas, no tienen una relación muy fluida con Trump, quien considera a Hollywood parte del sector privilegiado y corrupto de EE. UU.

Las estrellas del cine se volcaron en la campaña electoral de la candidata demócrata Hillary Clinton y han criticado con firmeza las medidas que Trump ha tomado en su primer mes de mandato.

El pasado enero, una intérprete tan respetada y admirada como Meryl Streep llegó a marcar el tono en los Globos de Oro con un encendido y apasionado discurso en defensa de los extranjeros, la creación artística y la prensa libre.

"El único trabajo de un actor es sacar a la luz la vida de personas diferentes (...) Si expulsan a los extranjeros solo veremos fútbol y artes marciales", aseguró la actriz, que añadió que "la falta de respeto provoca más falta de respeto y la violencia invita a la violencia".

La respuesta de Trump no se hizo de rogar y a través de un mensaje en su cuenta de Twitter aseguró que Streep era una "lacaya" de Clinton y como actriz estaba "sobrevalorada".

Etiquetas
Comentarios