Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Reconstruir Asiria piedra a piedra tras la barbarie

El Museo Británico forma a arqueólogos iraquíes para recuperar el patrimonio destruido en Mosul por el Daesh.

Un joven iraquí restaurando una pieza dañada.
Reconstruir Asiria piedra a piedra tras la barbarie
Afp

El Museo Británico está formando a cincuenta arqueólogos iraquíes para que inicien la reconstrucción del Museo de Mosul, que albergaba más de 2.000 objetos hallados en ruinas del imperio asirio, creaciones islámicas y piezas prehistóricas, antes de ser saqueado por militantes del Estado Islámico en febrero de 2015. Un grupo ya se ha desplazado a las ruinas de Nimrud.

El Daesh emitió poco después de tomar Mosul un vídeo en el que hombres jóvenes con turbantes y sayos martillean esculturas, las derriban de sus plintos y taladran piezas para desmembrarlas. El vídeo está precedido por una filmación detallada de las piezas halladas en la región de Nínive y está acompañado por rezos y cánticos.

El gobernador de Mosul, Atheel Al Nujaifi, dijo desde su exilio en Bagdad que los militantes islamistas habían destruido copias y solo dos originales, porque la colección se había trasladado a la capital iraquí. Abdullah Al Jumaili, profesor de Arqueología y asesor del museo, aseguró a la televisión Al Jazeera que la mayoría de los objetos había sido, en efecto, transportada al Museo Nacional para acometer obras de restauración de las galerías, pero que quedaron allí unas 300 piezas.

Según Al Jumaili, los islamistas destruyeron piezas pesadas y de gran tamaño que no podían transportar para encubrir su objetivo principal, el robo. El vídeo se filmó en dos salas dedicadas a creaciones asirias y a los hallazgos en las ruinas de la rica ciudad de Hatra, pero no aparecían las de arte islámico o prehistoria, saqueadas quizá para vender las antigüedades en el mercado negro. Los yihadistas destruyeron días después con excavadoras los restos de la ciudad de Nimrud.

Mosul está en una región descrita a menudo como cuna de la civilización. En las riberas del Tigris creció 25 siglos antes de Cristo el reino y luego imperio de Asiria, absorbido temporalmente en el Acadio de los sumerios. El museo se creó en 1952 y fue ampliado 20 años después para albergar más tesoros de una región que es referencia universal en los orígenes de religiones y estructuras sociales.

El Museo Británico ha divulgado que está formando a voluntarios iraquíes para reconstruir en lo posible lo destruido. El avance aliado liberó en noviembre la ciudad, al sur de Mosul, y un grupo equipado con sensores digitales para localizar objetos y adiestrado también para detectar minas se desplazó al lugar.

Mosul, la segunda ciudad iraquí, vive ahora una batalla entre tropas aliadas y el Daesh y se espera que a la liberación del este de la ciudad siga la de la parte occidental. Cuando se logre, el grupo de arqueólogos formados durante seis meses, que incluye a residentes en Mosul exiliados, espera desplegarse en torno al museo. En Londres reciben tres meses de formación teórica y luego hacen prácticas en enclaves arqueológicos iraquíes. El programa lo financia el Gobierno británico. «Pensamos que podíamos preparar a gente para cuando esos lugares fuesen de nuevo liberados y asegurarnos de que tenían la formación e instrumentos necesarios para enfrentarse a la más horrorosa destrucción», ha dicho Jonathan Tubb, su director en el British Museum. Quiere analizar cada fragmento hallado, registrarlo y numerarlo. "Esperamos que todos los pedazos estén allí. Los iraquíes se identifica tanto con su pasado que, si lo destruyes y lo erradicas, eliminas su identidad", dice.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión