Despliega el menú
Internacional

Unas 70.000 personas han visitado la tumba de Castro desde su funeral, celebrado hace un mes

El lugar donde permanecen sus cenizas desde el 4 de diciembre es visitada por alrededor de 2.000 cubanos y extranjeros al día.

Unas 70.000 personas han visitado la tumba del líder cubano Fidel Castro en el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba (oriente), a poco más de un mes del entierro del expresidente, fallecido el pasado 25 de noviembre a los 90 años de edad.

La gran piedra gris donde permanecen las cenizas de Castro desde el 4 de diciembre es visitada por un promedio de 2.000 cubanos y extranjeros al día, asegura la administradora del cementerio, Yudis García, en una nota publicada en la portada del estatal diario 'Granma'.

García señala que guarda en su oficina cartas, banderas y dibujos que los visitantes, en su mayoría nacionales, llevan como tributo a la tumba, a la que también han llegado personas desde países como Guatemala, México, Japón o Italia.

Por el lugar de descanso de Fidel Castro han pasado dignatarios y personalidades internacionales, entre ellos "un príncipe de Arabia Saudita que prometió no cortar su barba hasta que viniera a su tumba", cuenta la administradora.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien estuvo en la ceremonia íntima de inhumación, escribió en el libro de honor que "con fervor revolucionario" había llegado a "rendir tributo al Padre de todos los revolucionarios de Nuestra América y del mundo".

Después de permanecer dos días en la emblemática Plaza de la Revolución habanera, las cenizas del líder recorrieron el camino inverso de la Caravana de la Libertad que lo llevó victorioso de Santiago de Cuba a la capital cubana tras el triunfo de la Revolución en 1959.

La urna de cedro con los restos del expresidente llegó el 3 de diciembre a Santiago, ciudad considerada la "Cuna de la Revolución" y muy ligada a la historia personal de los Castro.

El 4 de diciembre las cenizas fueron colocadas dentro de una gran piedra gris de la Sierra Maestra, en la que sólo se lee "Fidel" en letras doradas y que fue colocada junto al mausoleo del prócer independentista cubano José Martí, Héroe Nacional de la isla.

El mismo día del entierro, la televisión estatal cubana mostró imágenes de cientos de personas que se acercaron a rendir homenaje con flores y banderas. Desde entonces, se ha hecho costumbre organizar excursiones desde centros de estudio y trabajo, en ocasiones provenientes de provincias vecinas.

Para evitar el culto a la personalidad y en cumplimiento de la última voluntad de Fidel Castro, el Gobierno cubano aprobó una ley que prohíbe el uso del nombre y la imagen del líder en instituciones, monumentos o con fines comerciales.

Etiquetas
Comentarios